6 cabeceros de cama baratos con telas

Varias opciones económicas que permiten cambiar el look de tu dormitorio

Cama-vestida-de-primavera
Cabecero de cama tapizado, en capitoné. Foto © www.textura-interiors.com

Los cabeceros de cama son piezas de mobiliario versátiles y fáciles de hacer con distintos materiales. Crearlos en casa, con telas, es una de las formas más económicas de conseguirlos sin perder vistosidad.

1. Cabeceros de cama tapizados

A medio camino entre la madera y la tela. Necesitarás una base en madera. Puede ser un tablero nuevo o usado que quieras reciclar, de la medida de la cama, y al menos 5 centímetros más por cada lado.

Cúbrelo con guata o goma espuma fina y grapa por el lado opuesto del tablero.

Ahora solo queda colocar, sobre esta base, la tela elegida. Puedes conseguirla muy barata si recurres a retales (sobrantes de los rollos de tela que comercializan en las firmas de textiles). Grapa por el lado opuesto del tablero. Y ya tienes un cabecero de cama tapizado hecho de la forma más sencilla. Cuelga o apoya en la pared.

Todo el tutorial para hacerlo, en este enlace: Cabeceros de cama tapizados. Características y cómo hacerlos

2. Dosel y cielo de cama

Con unos visillos recogidos con una cinta tienes el más sencillo de los doseles. Simplemente los cuelgas, sobre la cama, lo más alto posible (puede ser en el punto en el que se unen pared y techo). Si quieres adornarlos un poco más, añade un alzapaños o borlón.

El cielo de cama lo haces con una pieza de madera o metal (que también puedes hacer tú) pintada o barnizada.

Personaliza con algún motivo estarcido. En él, con una pequeña barra a medida colocas el visillo.

Puedes utilizar alguna otra tela que no sea visillo, pero estos dan un aspecto delicado y étereo.

Más información: Cabeceros de cama: cómo hacer un dosel o cielo para cama por 4,99$

3. Visillo o cortina que cubre toda la pared

Para conseguir otra versión del dosel coloca una cortina detrás de la cama.

Para ello necesitas una barra cortinera que debes colocar lo más alta posible, en el lugar donde se unen pared y techo. La medida tiene que ser la de la anchura de la cama, más 10 centímetros a cada lado (4 pulgadas).

Para la tela elige un visillo o una tela no transparente. Aquí tu imaginación y el resto de la decoración del cuarto son las líneas que deben guiarte. (Ver foto).

4. Almohadón colgado de una barra de cortina

Este tipo de cabecero ya no está tan de moda, pero puede ser efectivo si la tela que eliges tiene protagonismo por sí misma. También necesitas una barra de cortina, de la anchura de la cama más 5 centímetros (2 pulgadas) más.

Se trata de hacer uno o dos almohadones (dependiendo de que la cama sea single o doble) finos, con una capa de guata en su interior. Su medida aproximada puede ser 50 centímetros de alto por el ancho que necesites y unas abrazaderas de la misma tela para colgarlos de la barra.

Cuelga la barra a unos 80 centímetros sobre la altura del colchón. Antes de colocarla haz una prueba de la altura que tú prefieras. Los almohadones no deben quedar comprimidos por el colchón. Este cabecero es decorativo y muy barato. (Ver ejemplo en la foto)

5. Tapiz colgado sobre la cama

Si tienes un tapiz o una tela decorativa (ver foto) por sí misma, simplemente cuélgala sobre la cama.

El efecto será un poco bohemio pero con personalidad. Hará de tu cabecero uno original. Asegúrate de que el tapiz o la tela complemente bien con otros elementos textiles de la habitación.

6. Marco de madera para un tela

Busca un marco de madera viejo, de algún cuadro o espejo, o hecho con listones. También es posible conseguirlos muy baratos en rastros o tiendas de segunda mano.

Conviene que tenga una anchura de, al menos, dos tercios de la medida de la cama.

Pinta, barniza o decora a tu gusto y enmarca con él una tela. Encontrarás algunas muy bellas en tiendas de textiles, con motivos estampados o tipo toile de joyle, por ejemplo, o geométricos, que son tendencia esta temporada.

Grapa la tela por por detrás del marco tensándola muy bien y coloca sobre la cama. Tendrás un cabecero de lo más artístico.

Un cuadro con madera y tela.

Estas son sólo algunas sugerencias, pero hay otras más que puedes hacer para crear un cabecero de cama con telas.