5 uvas tintas populares

Hay miles de diferentes cepas de uvas tintas en el mundo y muchas de ellas son usadas para hacer vino. La decisión de productores para decidir qué plantar depende de la región en donde se encuentran, su apelación, así como la reacción de la uva en ese terroir y clima (muchas uvas no florecen en diferentes partes del mundo – por eso son tan populares Merlot y Cabernet Sauvignon; pueden crecer relativamente bien en cualquier lugar).

Pero, hay unas cepas que son más populares que otras por lo que la cantidad del territorio en donde se plantan es substancial. La mayoría de las personas que toman vino las conocen. Son de buen sabor y dan un buen producto la mayoría de las veces.

Lo más común es muchas veces lo mejor para unos, pues las cepas desconocidas probablemente al no conocerse, no se asocian con algo espectacular.

01
de 04

Syrah/Shiraz

(c) Stephan Ridgway at Flickr

Syrah (o Shiraz como es conocido en Australia o Sudáfrica) produce un vino fuerte y, siendo subjetivo, muy “macho”. Tiene sabores de ahumado, especies y sabores y aromas de la tierra como el cuero o fruta como zarzamora.

Es un buen vino para tomar con carnes y sabores fuertes, además de estofados con vino tinto y jitomate.

Los mejores Syrah se pueden conseguir de Australia, California y en Francia, en el valle de Rhône, donde en algunos lugares no se mezcla con otra varietal.

02
de 04

Malbec

(c) Ian C at Flickr

Malbec empezó en Francia, en Bordeos donde pertenece a las uvas que se usan para hacer las famosas mezclas de esa región. Aunque ha perdido auge en Europa en las últimas décadas, ha ido en aumento en Argentina, donde actualmente es la uva tinta más popular. Se produce también en Chile y en algunas partes de California.

Esta uva produce un vino no tan fuerte de sabor y es muchas veces usado en mezclas; raramente se embotella como varietal (a excepción de Argentina y Chile donde muchas botellas son únicamente Malbec). Es tranquilo, con pocos taninos por lo que es fácil de tomar. Tiene un color obscuro muy agradable, y contiene sabores y aromas de ciruela y tabaco. También depende de donde se produce. Muchas veces en lugares cálidos pierde su sabor.

Malbec va con sabores del Nuevo Mundo que involucren muchas especies. Aunque sí depende de donde proviene. Es normalmente tomado con estofados y con platillos en donde la carne es de un sabor más suave, como el puerco o pollo.

03
de 04

Cabernet Sauvignon

(c) Agne27 at the English Language Wikipedia

Si una uva tinta se coronara como rey, sería Cabernet Sauvignon. Esta uva sobrepasa cualquier otra en términos de acres plantados en todo el mundo. Fácil de cosechar y mantener, los vinos que Cabernet Sauvignon produce son fáciles de manipular y acatar a los deseos de un productor.

Su más grande afinidad es a los sabores de añejamiento de especies, ahumados y vainilla que complementan los sabores naturales del Cabernet que son, entre otros, tabaco, grosellas y cerezas negras.

En Bordeos, Cabernet Sauvignon se mezcla normalmente con Syrah, Malbec y Merlot, pero en otras partes del mundo, como Australia, Sudamérica y Estados Unidos, hay botellas de 100% Cabernet Sauvignon.

Cabernet Sauvignon tiene la tendencia de agobiar platillos con sabores delicados como el pescado o salsas blancas. Este vino se recomienda que se tome con platillos con grasa y sabores fuertes, pues estos reducen la percepción de los taninos en el paladar. También de donde viene es muy importante. Los vinos del Nuevo Mundo tienen sabores frutales intensos que pueden ir con varios platillos de diferentes culturas. Los del Viejo Mundo son más propensos a ir bien con platillos terrosos.

04
de 04

Pinot Noir

(c) Ty Night at Flickr

Pinot Noir es una de las uvas más difíciles de cosechar, pues es muy delicada y le afecta todo (viento, frío, tipo de suelo, método de fermentación, tipo de levadura usada, enfermedades, etc.). Aún con eso, es una uva muy popular, pues produce vinos de excelente calidad. Su lugar de origen es Borgoña en Francia, pero se cosecha en casi todas las regiones vinícolas en el mundo. Probablemente tiene que ver con que porque es tan difícil de producir pero produce cosas muy ricas, es susceptible a la experimentación con personas de muy buen gusto.

Los mejores Pinot Noirs provienen de Borgoña, donde dicen que la uva es únicamente una herramienta para dar a conocer los sabores de la tierra. En otras partes del mundo ha habido fallas y éxitos, como en Oregón, donde su clima frío es excelente para el Pinot Noir. Austria y países germánicos también producen vino de excelente calidad. En América del Sur es otra historia. El clima no es suficientemente frío para producir Pinot Noir de calidad, además de que su irrigación es demasiada para la uva.

Estos vinos producen algo mucho más sutil y dulce a comparación de Cabernet Sauvignon. Se ha dicho que Pinot Noir produce los vinos más románticos pues tiene sabores y aromas delicados y afrutados, que recuerdan a frutas rojas pequeñas, como la cereza, frambuesas y grosellas.

Pinot Noir es increíblemente susceptible a el lugar de donde se plantó. Su personalidad cambia con cada clima, pero es normalmente tomado con pescados con sabor, como salmón, así como pollo y platillos japoneses, que normalmente tienen sabores delicados.