5 tips para que no te de resaca o cruda

A la mayoría de las personas les ha pasado. Después de salir con tus amigos y pasártela bien, te despiertas con un impresionante dolor de cabeza, sientes que tu estómago va a deshacerse con toda la irritación que tienes, y que alguien debería de traerte una silla de ruedas porque no te puedes mover de tu cama. Pero no te preocupes, aquí hay cinco tips para prevenir la resaca o cruda o ayudarte cuando te toca pasar por ella en la mañana.

01
de 05

Come antes de tomar

800px-Njam_Njam-_c_Jannes-Pockele-at-Flickr.jpg
(c) Jannes Pockele at Flickr

Una de las razones que la mayoría de las personas se emborrachan rápidamente al ir a un bar, club o la casa de tu mejor amigo, es porque no come. Esto hace que el alcohol que ingieres pase directamente por las paredes del estómago, además de que se dirige directamente al intestino delgado que es donde la mayoría del alcohol se absorbe. Si comes algo sólido, las válvulas del estómago se cierran, impidiendo que el alcohol pase al intestino además de impedir que se absorba en el estómago.

Es bueno también comer cosas grasosas: unas cucharadas de aceite o algo de fritangas, pues la grasa se queda pegada en las paredes del estómago, tardándose más y sirviendo como una capa extra. El alcohol se diluye y tarda más en afectar tus sentidos.

02
de 05

Toma un vaso de agua con cada trago que tomes

598px-Glass-half-full_c_Jenny-Downing-at-Flickr.jpeg
Jenny Downing at Flickr

Algo de las cosas que hace el alcohol, es deshidratarte. Esto lo hace al mezclarse con el agua en tu cuerpo, exprimiendo tus músculos y tus órganos de líquido hasta que estos se hinchen; por eso te duele la cabeza.

El alcohol también hace que tu cuerpo siga produciendo orina, por lo que sacas toda el agua de tu cuerpo, deshidratándote más. Si tomas un vaso de agua con cada trago, tendrás más H20 para combinar con el alcohol y darte mucho menos resaca. Si no tienes alcohol, toma refresco. Es mejor que nada.

03
de 05

Toma un trago cada hora

485px-Karel_van_Mander_III_-_man_drinking_beer_from_a_tankard_c_Public-Domain-1670-.jpg
(c) Public Domain (1670)

Esta comprobado que un ser humano puede procesar alrededor de 10 gramos de alcohol cada hora, que es equivalente al alcohol en una bebida estándar; su equivalente es 1.5 oz de licor. La resaca y los efectos secundarios de tomar alcohol en exceso se presentan cuando te pasas de esta norma.

Entonces, si no quieres sentir nada o únicamente quieres relajarte un poco pero quedarte en tus cinco sentidos, quédate en un trago por hora y nunca tendrás dolor de cabeza.

04
de 05

No tomes alcohol ni café al despertar con resaca o cruda

429px-Coffee_Cup_-1077817244-_c_srslyguys-at-Flickr.jpg
(c) srslyguys at Flickr

Si te despiertas con dolor de cabeza y sientes tu boca seca, toma agua o jugo de frutas. Esto te ayudará a rehidratarte y no sentirte como si agarraron un martillo y le pegaron a tu cabeza millones de veces. Pero, no tomes café ni alcohol como los mitos te dicen.

El café te deshidratara más al ser un diurético y hacer que tu estómago se sienta peor de lo que esta.

El alcohol aunque te quitará el dolor de cabeza - pues relaja los nervios - también tendrá que pasar por tu cuerpo, quitándote más agua. Lo único que estarías haciendo sería prolongar la resaca.

05
de 05

No tomes o toma lo que sabes que puedes soportar

Hangover1_c_alvaro-Canivell-at-Flickr.jpg
(c) Alvaro Canivell at Flickr

Si de plano no quieres que te duela la cabeza o despertarte sin ganas, entonces no tomes o toma una o dos copas. El punto de las bebidas con alcohol y cocteles es que se deben de saborear; no para excederse, perder el control y no recordar lo que paso la noche anterior. ¿Quién quiere olvidarse de una fiesta donde se divirtió o conoció a una chica/chico que le encantó y no se puede acordar de donde dejo su número? Al tomar poco o nada, uno se cuida y se la pasa bien al mismo tiempo. Hasta puede probar cocteles sin alcohol, como la conga sin ron.

No hay nada de malo de únicamente pedir un trago en un bar o club. Eso es ser responsable y conocer los límites personales.