5 tip para que tus manos luzcan fabulosas el día de tu boda

Elige una manicura que realce la belleza de tus manos el día de tu boda.
Elige una manicura que realce la belleza de tus manos el día de tu boda. Foto: Westend61; Getty Images

Dudo que haya otro día en el que presumas tus manos tanto como el día de tu boda. Sí, sí, justo después del compromiso también, pero no cómo el día de tu boda. Así que además de recomendarte que incluyas en tu listado de pendientes de boda visitar a un manicurista unas dos o tres veces para elegir la manicura perfecta para el gran día… te voy a pasar los top 5 consejos para tener manos lindas y bien cuidadas el día de tu boda.

¡Aquí vamos!

1.- Protege tus manos de los elementos

Ya sea del agua fría, del agua caliente, del detergente para platos, del de la ropa, del cloro, de desinfectantes, y de cualquier otro agente abrasivo. La piel de tus manos es sumamente delgada y si no cuidas de ella puede maltratarse con facilidad ¡y peor! verse mayor de lo que es.

Si harás labores que involucren contacto con elementos abrasivos o de temperaturas extremas protege tus manos con un par de guantes de latex o de hule. El chiste es evitar que tus manos entren en contacto directo con este tipo de elementos.  Recuerda mantener los guantes secos y limpios cuando no estén en uso, y frotar algo de crema en tus manos cuando termines de usarlos.

Nota: Si vives en un lugar con inviernos fríos, usa guantes que protejan a tus manos del clima inclemente.

2.- Exfolia tus manos

Sabes esa sensación fabulosa de piel suave y nueva que tiene tu cara o tu cuerpo después de exfoliarte… también la puedes sentir en tus manos.

Exfoliar tus manos ayudará a remover las células muertas y a revelar la piel nueva que está bajo ellas. Si no remueves la piel vieja, la loción tal vez nunca alcance la piel nueva y entonces lo que estás haciendo es reparar la piel vieja y no nutrir la piel nueva. Así que lo ideal es exfoliarte las manos al menos una vez a la semana y verás lo rápido que notas la suavidad de tus manos.

3.- Humecta, humecta, y ¡humecta otra vez!

No es suficiente ponerte algo de loción humectante al empezar el día. Durante el transcurso del día te lavarás las manos un par de veces, y a la primera vez perderás la capa protectora que quedo del humectante en tus manos. Así es que, después de lavarte las manos vuelve a aplicar algo de loción humectante en tus manos. Y si sientes las manos algo seca, ya sea por el clima, el aire acondicionado, o por lo que sea, vuelve aplicar algo de loción. Notarás que tus manos se mantendrán humectadas y tersas por más tiempo.

Tip: Siempre es buena idea llevar algo de loción para manos en el bolso y conservar un frasco de loción a un costado del lavabo que frecuentas más. De esta manera siempre que te laves las manos podrás aplicar un poco de loción para mantener tus manos protegidas y humectadas.

4.- Recuerda las cutículas

Ya sea que seas de las del equipo que se corta las cutículas o de las que simplemente las acomoda querrás cuidar de ellas. Hidrata tus cutículas dos o tres veces a la semana. Lo ideal es aplicar un poco de aceite para uñas o algún producto especializado en hidratar cutículas por la noche. Masajea el aceite sobre las cutículas y aprovecha para hidratar un poco las uñas.

Esto mantendrá tus cutículas humectadas y evitará ese look seco y desprolijo que suele ocasionar la resequedad en las cutículas.

5.- Utiliza protección solar diario

Sí. Diario. Cada vez que sales de seguro querrás proteger la piel de tus manos con un poco de protector solar. Si manejas aún más. Ya se sabe que la causa número 1 de manchas y envejecimiento prematuro de la piel es la exposición al sol. Las manos también son piel así que recuerda aplicar bloqueador solar sobre tus manos regularmente.

Tip: Al igual que la loción humectante es siempre buena idea lleva algo de protección solar en tu bolso, y conservar otra botella de protector solar en donde guardas las llaves del coche. Aplica protector solar antes de salir y conservaras tus manos jóvenes y radiantes.

El día de tu boda no sólo entregarás tu mano para que tu pareja te coloque la argolla matrimonial, sino que todos te la pedirán para ver qué lindo es tu anillo y aprovechar para chulearte y felicitarte.

Así que tienes buena excusa para cuidar de tus manos. Pero, por si esto fuera poco, cuidar de tus manos es un hábito que puede redituarte una piel más saludable y juvenil por mucho mucho tiempo.