5 preguntas que debes hacerte antes de pedir el divorcio

¡ESPERA UN POCO! ¿ESTÁS ABSOLUTAMENTE SEGURO?

Ya no aguantas más, no ves salida y quieres pedir el divorcio. Todo está mal en tu matrimonio, no hay pasión ni cariño, ni siquiera diálogo, pero sí que existen discusiones diarias que hacen de la vida de todos, un infierno.

¡SE ACABÓ! ¡QUIERO EL DIVORCIO!

Sin embargo, esta decisión tiene graves consecuencias negativas para ti, tu pareja y los hijos de ambos, si los hay. Entonces… repasa estas cinco preguntas ANTES de seguir adelante.  

01
de 05

¿Cuál es la gota que derramó el vaso y te decidió por el divorcio?

Quiero el divorcio
Getty Images - Henrik Sorensen

¿Qué fue? ¿Acaso sentiste que había a cada vez más distancia entre tu pareja y tú? ¿Sus hábitos se convirtieron en manías y lo que era encantador se volvió insoportable? ¿Han manejado mal sus conflictos y no pueden volver atrás por orgullo? O, quizás, y es muy común, tienes un nuevo affaire y tus sentimientos hacia tu pareja no están claros. Es que no puedes comparar lo que sientes por la nueva persona con lo que sientes por la persona que te acompaña y convive contigo hace tanto tiempo. La rutina opaca el brillo, pero alguna vez tuviste los mismos sentimientos por tu cónyuge que los que tienes por tu amante.

Busca en tu interior, recuerda, revive y fíjate si merece la pena destruir todo lo que lograste con tu pareja. ¿Realmente no hay nada que haga que merezca la pena un nuevo intento? Los problemas que están llevando a tu divorcio quizá no se resuelvan con terminar la relación y los arrastres a nuevas relaciones en el futuro… entonces… ¿por qué no intentar solucionarlos con esta pareja?

02
de 05

¿Has hecho TODO lo posible por salvar tu relación?

Intento de reconciliación
Getty Images - : Bjoern Meyer

Ya, estás convencido de que hiciste TODO… pero, ¿has intentado ir a un terapeuta de parejas? Quizá puedas intentarlo antes de tomar la decisión final. ¿Qué pierdes? Si realmente no te ayuda a continuar con tu relación, puede aclarar muchas cosas al respecto de qué falló y por qué y puedes aprovechar los consejos más adelante en otra relación. Quizá fuiste pero tu terapeuta no era el indicado. Quizá fueron pero NO fueron honestos con lo que dijeron en las sesiones. Siempre hay ventaja en una nueva oportunidad. ¡Piénsalo! 

03
de 05

¿Cuál será el impacto en tus hijos?

Divorcio con hijos
Getty Images - ZenShui/Eric Audras

Si tienes hijos, el impacto de un divorcio en ellos será inevitable. No te digo, ni siquiera sugiero, que te quedes en una relación sólo por ellos… eso llevaría a la infelicidad garantizada para ti, tu cónyuge y ellos mismos. Pero sí tienes que meditar acerca de si tu decisión es definitiva e irrevocable. Los niños van a sufrir, eso es así, siempre. 

04
de 05

¿Cuáles fueron los mejores tiempos en tu relación?

Tiempos felices en pareja
Getty Images - Inti St Clair

Quizá si consigues volver a esos tiempos, entiendas qué falló y qué es lo que merece la pena salvar. ¿Cuándo sentiste mayor conexión con tu pareja? Vuelve emocionalmente a aquel pasado donde ambos eran felices y se amaban tanto. Algo tuvo que haber para que eligieras a tu pareja y te eligiera a ti también. En algún momento soñaron juntos un futuro posible y le pusieron todas las ganas y toda la fe.

¿Puedes imaginar volver a ese lugar? Si puedes imaginarlo, lo más probable es que se puede llegar allí con el proceso adecuado.

05
de 05

¿Puedes imaginar tu vida sin el otro… o solo estás enojado?

Adios
Getty Images - Kasia Derwinska

¿Realmente quieres vivir tu vida sin tu pareja o estás enojado, molesto, indignado, frustrado, aburrido o encandilado con otra persona? Piensa y considera cuidadosamente si eso es lo que quieres. Después de todo, el divorcio significa el final de la vida tal y como la conoces, con todos los beneficios y perjuicios que eso supone. Es un GRAN CAMBIO.

No lo dejes estar

Como sea, nunca te quedes en la burbuja de la indecisión por mucho tiempo porque te dañarás tú mismo y a todos los que te rodean. El desamor en casa, el vivir separados bajo el mismo techo es como una enfermedad que te irá carcomiendo. O le pones punto o final o te decides por el punto y seguido, pero los puntos suspensivos, en el matrimonio… nunca funcionan.