5 pasos para vivir verde

Hoy más que nunca hablamos de vivir en verde. Pero ¿cómo podemos reducir nuestro consumo? Tal vez te sorprendería aprender que lo mejor que puedes hacer para tu cuenta bancaria es vivir más verde. De hecho, mejorar nuestros hábitos a favor del medio ambiente nos ahorra dinero mientras asegura un futuro sano y limpio para nuestros hijos. ¿Suena bien? Inténtalo con estos cinco pasos sencillos para ayudar al planeta y ahorrarte dinero.

01
de 05

Compra menos

HappyGreenCouple_KarinSmeds_Getty.jpg
Compra menos, sé más felíz. Karin Smeds/Getty Images

¿Sabías que el 99% de los productos que compramos acaban en el bote de basura en menos de 6 meses después de su compra? Cada vez que compramos algo que no necesitamos, estamos dañando al medio ambiente y desperdiciando dinero que se podría dedicar a algo más importante, algo que no se destina tan pronto a la basura.

¿Pero cómo saber cuáles son los productos que realmente se necesitan? La próxima vez que vas de compras, prueba este ejercicio sencillo: cuando estés a punto de comprar algo, hazte dos preguntas: ¿Qué pasaría si no lo comprara? y ¿Realmente lo necesito? Si la respuesta a ésta última pregunta es "no", mejor deja el producto en la tienda y sal con la consciencia limpia y más billetes en el bolsillo.

02
de 05

Decora tu casa con plantas

Las plantas agregan color y alegría a la casa mientras limpian el aire. Foto cortesía Wildfeuer.

Una flor en maceta embellezca el hogar, creando un ambiente más agradable y acogedor. Además, tiene muchos beneficios para la salud: ¡una sola planta en maceta puede limpiar entre el 45 y 80 por ciento de los contaminantes del aire en tan sólo 24 horas!

Física y psicológicamente, tener plantas en la casa o el lugar de trabajo nos hace sentir mejor: respiramos mejor, nos cansamos menos y sentimos más a gusto. Los beneficios son muchos y ya que pasamos la mayoría de nuestro tiempo en lugares cerrados y climatizados, vale mucho la pena comprar una o dos plantas de maceta para la casa u oficina. ¡Y una vez que crezcan bien, se pueden separar para compartirlas con los amigos!

03
de 05

Elimina las fugas de energía

FugasDeEnergia_CulturaRM_JosephGiacomin_Getty.jpg
Fotografía infraroja muestra dónde escapa el calor. Cultura RM-Joseph Giacomin/Getty Images

En cualquier casa existen fugas de energía. Aunque quizá ninguna haga por si solo una gran diferencia en tu factura de luz, la suma de estas día tras día sí se nota.

Para eliminar las fugas, desenchufa los aparatos que no estés usando; cierra las cortinas en verano para que no entre el sol; remplaza los focos antiguos con focos ahorradores de energía; apaga las luces cuando salgas del cuarto.

Cuando llegue el momento de remplazar algún aparato eléctrico, procura comprar aparatos con el sello Energy Star o el equivalente. Y no olvides investigar las ventajas legales de modernizar tus aparatos eléctricos - algunos gobiernos dan apoyos económicos para comprar aparatos eficientes - otra oportunidad para ahorrar dinero.

04
de 05

Arregla las goteras

Una pequeña gotera desperdicia muchísima agua. Foto ©Miroslav Vajdic.

Una pequeña gotera no le hace daño a nadie… y además, ¡cuesta arreglarla! ¿Verdad?

¡No! De hecho, una pequeña gotera puede desperdiciar hasta 5000 litros en un solo día.

Aunque cueste un poco reparar la gotera, ahorrarás más a largo plazo - además, puede ser buen momento para instalar un grifo o inodoro ahorrador de agua, así bajando tu consumo de agua y por lo tanto tu factura mensual.

Si no tienes el dinero suficiente para arreglar la gotera en este momento, puedes recolectar el agua en un recipiente y utilizarla para regar plantas o lavar vasijas; para un inodoro que gotea puede ser útil cerrar la llave de paso que se encuentra atrás del inodoro (búscala cerca del piso, junto a la pared), abriéndola solamente cuando quieres bajar el agua.

05
de 05

Comparte tu coche

Compartir tu coche te ahorra gasolina y hace el tiempo en el tráfico más agradable. Foto cortesía Toyota Motor Corporation.

¿Vives lejos de tu lugar de trabajo? Habla con tus conocidos, lo más probable es que encuentres a alguien que trabaja en la misma zona. Con los precios de gasolina subiendo cada vez más, nos beneficia a todos viajar juntos, compartiendo el costo de la gasolina y disminuyendo nuestra huella de carbono.

Si vives cerca de tu trabajo, puedes elegir ir en bicicleta o a pie: también te ayudará ser más sano y hasta bajar algunos kilos.

Y claro, hay que investigar las opciones de transporte público: pregunta en el ayuntamiento o en la Secretaría de Comunicación y Transporte para información sobre las rutas y tipos de transporte que existen en tu área. ¡Puede ser más conveniente de lo que crees!