5 pasos para hacer que un adolescente sea agradecido

Thank_You!.jpg
Moeez

La adolescencia es el momento en el que chicos y chicas se preparan para su vida adulta. En esos años desde que comienza la pubertad los adolescentes viven profundos cambios físicos pero también es cuando su carácter se va formando definitivamente. Es el momento en el que los jóvenes deben adquirir los rasgos de carácter que los definirán en su vida adulta. Por eso es tan importante que su educación sea la correcta en esa época.

Uno de esos rasgos de carácter positivos que harán su vida mejor es el de ser agradecidos. En general los niños y los adolescentes son egoístas. Sienten que tienen derecho a tener todo lo que poseen, que todo lo que les pasa es porque se lo merecen. No son conscientes de las diferencias entre las distintas personas ni de los esfuerzos que hacen los adultos que están a su alrededor para que su vida sea mejor. Pero es muy importante en la adolescencia que chicos y chicas se hagan cada vez más conscientes de eso y también que sepan agradecerlo. Eso hará de ellos adultos mucho más dichosos.

Como la mayoría de los rasgos de personalidad, el de ser agradecido es un aprendizaje. La ventaja de la adolescencia es que los chicos y las chicas son moldeables, en esos años pueden aprender a ser mejores personas, los adultos que está a su alrededor pueden motivarlos para que su personalidad sea la mejor posible.

Un adolescente que vive con personas agradecidas aprenderá a serlo sin esfuerzo. Así que la forma en la que puedes conseguir hacer de él o ella una persona agradecida es serlo tú mismo.

Pasos para que un adolescente aprenda lo que es el agradecimiento

  1. Ser agradecido con él o ella. No olvides nunca agradecerla lo que hace. Porque si lo piensas bien, la mayoría de los adolescentes hacen muchas cosas por los demás, por sus padres, por sus maestros, por el resto de sus familiares, por sus amigos. Demostrarles siempre que estamos agradecido por ello es la primera forma de conseguir que ellos también lo estén con los demás.
  1. Habla con él de las diferencias entre las personas. Y sobre todo, consigue que entienda que esas diferencias no son fijas y en la mayoría de los casos solo se deben a las circunstancias. Tu adolescente debe entender que si él o ella tiene más que otros no es porque él o ella tenga más derecho a tenerlo sino porque las circunstancias han surgido así. Y debe estar agradecido por ello.
  2. Deja notas de agradecimiento. Además de agradecerle de palabra una buena forma de que chicos y chicas aprendan el agradecimiento es dejarles notas. Eso reforzará su idea de que hay que decir las cosas, que es bueno explicar a los demás que les estamos agradecidos. Descubrirá lo bien que te sientes cuando alguien te agradece algo y aprenderá a hacerlo por los demás.
  3. Habla con él de esos sentimientos. Además de conseguir que lo sienta es bueno ayudarles a racionalizarlo y hablar de ello es la manera ideal porque lo fijarán mucho mejor en su carácter.
  4. Haz que se proponga ayudar a otros a ser agradecidos. Ese es un método infalible. Si él o ella detecta en su entorno alguien que no es suficientemente agradecido, y siempre hay alguien así, puedes explicarle que eso es algo que puede cambiarse y que él o ella puede ayudar en ese cambio de la otra persona. El o la adolescente hará un esfuerzo mayor para ser él mismo agradecido si intenta convencer a otra persona de que lo sea.