5 mujeres biólogas que transformaron la ciencia de la vida

Sus investigaciones nos ayudan a comprender la biología y el medioambiente

Cada vez más mujeres científicas logran que su trabajo se reconozca y llegue a los libros de texto. En el campo de la ciencia de la vida, las biólogas Sallie W. Chisholm, Jane Goodall, Rachel Carson, Lynn Margulis y Clémence Royer son cinco ejemplos excepcionales de ello. 

01
de 05

Rachel Carson, teórica del movimiento ecologista

Rachel Carson
JHU Sheridan Libraries/Gado / Getty Images

No pudo dedicarse a la investigación pero Rachel Louis Carson (Pittsburgh, EEUU, 27 de mayo de 1907-Silver Spring, EEUU, 14 de abril de 1964) volcó su sabiduría y sus conocimientos en biología para crear conciencia medioambiental. Su libro 'Primavera silenciosa', de 1962, aportó vigor y una base teórica al movimiento ecologista moderno y a la batalla contra las industrias químicas.

El estudio nace de la observación del impacto de los pesticidas químicos sintéticos tras la Segunda Guerra Mundial sobre la vida silvestre en Maryland. Carson reivindica una protección por parte de los estados contra este veneno y defiende otra forma de humanidad desde el punto de vista de la naturaleza, esto es, la ecología. Muchas corporaciones no se quedaron calladas ante el éxito del libro, que frenaba su crecimiento insostenible, e iniciaron una campaña contra ella por sus teorías revolucionarias intentando que se la etiquetase como comunista.

Rachel Carson testificó en el Congreso estadounidense en 1963 para defender leyes y políticas que protegiesen la salud humana y el medioambiente. Falleció en 1964, tras luchar contra un cáncer de mama.

"Todo ser humano está sujeto al contacto con productos químicos peligrosos desde la concepción hasta la muerte. Estas sustancias químicas se almacenan en el cuerpo de la gran mayoría de los humanos, independientemente de su edad. Se encuentran en la leche de la madre, y probablemente en los tejidos del feto". ('Primavera Silenciosa', 'Silent Spring', 1962)

02
de 05

Lynn Margulis, el nuevo origen de las especies

Lynn Margulis
Nancy R. Schiff/Getty Images 

La bióloga norteamericana Lynn Margulis (Chicago, EEUU, 5 de marzo de 1938-Amherst, EEUU, 22 de noviembre de 2011), catedrática en Geociencias de la Universidad de Massachussett (Amherst), fue una científica visionaria y sus hipótesis, que todavía están siendo debatidas por la comunidad científica, suponen una reinterpretación de la teoría evolutiva, acabando así con cien años de la llamada Síntesis Evolutiva Moderna (corriente neo-Darwinista).

El nombre de Lynn Margulis, que fue pareja del astrónomo Carl Sagan, está ligado a la simbiogénesis, teoría contraria a la selección natural que sitúa en el centro del proceso evolutivo la cooperación entre organismos distintos y su transferencia genética. 

03
de 05

Sallie W. Chisholm, micromundos oceánicos

Sallie W. Chisholm
Brendan Hoffman/Getty Images

Sallie Watson Chisholm (Marquette, Michigan, 1947) dedica su vida a investigar la evolución de los microorganismos del océano y la protección del medio submarino.

Doctora en biología por la Universidad de Albany (Nueva York), trabaja en el área de Ingeniería Civil y Ambiental del Departamento de Biología del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y destaca por su oposición a la fertilización con hierro como método para luchar contra el cambio climático.

Con su equipo, descubrió el importante papel que juega el plancton ("organismos animales y vegetales, generalmente diminutos, que flotan y son desplazados pasivamente en aguas saladas o dulces", según la RAE) en la productividad del medio marino.

04
de 05

Jane Goodall, el estudio de los chimpancés

Jane Goodall
Erik (HASH) Hersman/CC BY 2.0/Wikimedia Commons 

Jane Goodall (Bournemouth, Gran Bretaña, 3 de abril de 1934) es una de las biólogas más conocidas por su estudio de los primates y sus trabajos en el campo de la antropología.

A pesar de los obstáculos de las autoridades, que se oponían a que una mujer joven trabajase sola en medio de la selva africana, Goodall se trasladó en julio de 1960 al Parque Nacional de Gombe, en Tanzania, para estudiar a los chimpancés en su propio medio natural y realizar aportaciones fundamentales para comprender el comportamiento animal.

Goodall necesitó cuatro años para ganarse la confianza de los primates y, tras un proceso de observación, logró tener su propio equipo y fundar el Gombe Stream Research Center para procesar toda la información obtenida. Fue el comienzo de una vida dedicada a preservar las colonias de chimpancés, analizar los elementos en común con el ser humano y la protección del medioambiente a través de universidades y de su propio instituto, el Jane Goodall Institute.

05
de 05

Clémence Royer, la mujer que cuestionó la misoginia de Darwin

La bióloga francesa Clémence Royer
Dominio público/Commons Wikimedia

 La francesa Clémence Royer nació el 21 de abril de 1830 en Nantes, Francia y fue autodidacta, pero gracias su inteligencia y constancia la convirtió en una intelectual que escribió sobre feminismo, política (era anarquista) y, por supuesto, ciencia. Acercaba estos conocimientos a otras mujeres a través de cursos y conferencias y, en 1862 prologó y tradujo al francés 'El origen de las especies', tres años después de su edición en Gran Bretaña. Con sus apuntes y notas, en esta y posteriores ediciones, expuso de igual a igual con Darwin su agnosticismo y cuestionó parte de la originalidad de los planteamientos que ya estaban presentes en las teorías de Lamark, así como la misoginia de Darwin, que consideraba a la mujer inferior al hombre.

Como señala Carolina Martínez Pulido en su artículo sobre Royer en el sitio web Mujeres con ciencia , apuntó que "la mujer es el animal que el hombre menos conoce".

La traducción francesa de Royer fue el punto de referencia para las primeras ediciones en español de la obra clave de Darwin, que aunque la elogió en sus primeras colaboraciones acabó cambiando de traductora francesa en 1873.

Clémence Royer fue una firme defensora de la mujer en la ciencia, negando el papel "pasivo" que ésta le adjudicaba y luchando contra los estereotipos acerca de su imagen personal o su capacidad.

En 1897, comenzó a colaborar con el periódico feminista La Fronde y en 1900 recibió la Legión de Honor Francesa. 

Falleció el 6 de febrero de 1902 en Neuilly-sur-Seine, Francia.