5 Maneras de cocer un camote entero

Camote entero cocido
Un camote anaranjado entero, cocido y partido. foto (c) funwithfood / Getty Images

Los camotes se pueden cocer de muchas maneras y todas son buenas. Es recomendable cocerlos enteros y con cáscara ya que se deshacen muy fácilmente cuando están cortados. El tiempo necesario para sus cocción variará según su tipo y tamaño y de acuerdo a cuántos camotes estés preparando, pero siempre se cocinan hasta que queden bien suaves.

Lava bien los camotes, restregando para quitarles cualquier residuo de tierra que les quede pero sin romperles la cáscara.

Después, elige un método de cocción según tus posibilidades y preferencias.

Hervido

  • Coloca los camotes en una cacerola y cúbrelos con agua. Hiérvelos hasta que se les puede atravesar fácilmente con un tenedor -- entre 30 y 50 minutos, aproximadamente. Ya cocidos, escúrrelos.

Al vapor

  • Coloca tus camotes en una vaporera sobre agua hirviendo. Cuécelos durante unos 45 minutos. Al cabo de ese tiempo, pruébalos: si se les puede atravesar fácilmente con un tenedor, ya están; si no, seguir cociendo hasta que estén suaves.

Al horno

  • Prende el horno y caliéntalo a 375° F / °190 C. Pica un para de veces cada camote con un tenedor para permitir que al cocer el vapor se escape y colócalos en un molde para hornear de metal o de vidrio. Mételo al horno por unos 45 minutos. Sácalos del horno y ponte un guante para revisarlos -- cuando ya está cocido el camote, cederá fácilmente al apretarlo con la mano. Si aún estuvieran duros, regrésalos al horno por más tiempo.

    Horneado al vapor

    • Sigue las instrucciones para cocer los camotes al horno, solo que envuelve cada pieza en papel aluminio. Este atrapará la humedad natural del camote y se cocerá al vapor dentro del horno.

    En microondas

    • Pica cada camote un par de veces con un tenedor (esto permitirá que se escape el vapor y evitará posibles "explosiones.") Colócalos sobre un plato en el horno de microondas y cuécelos durante unos 5 minutos. Con un agarrador o un guante y mucho cuidado (estarán calientes), aprieta un camote con la mano; si cede fácilmente, ya está cocido, pero si no, le falta más cocción. Vuélvelo otros dos minutos al microondas y vuévlelo a probar; repite todo el proceso hasta que queden bien suaves.

       

      Ya cocido, se puede consumir con o sin la cáscara, misma que es fácil de retirar una vez que se hayan enfriado un poco los camotes. Si necesitas pelarlos antes de que enfríen, abre la llave y pela el camote debajo de un chorro (no muy fuerte) de agua para evitar quemarte los dedos. Si lo haces con rapidez, el camote solo se enfriará un poco por fuera pero se mantendrá bastante caliente por dentro.

      El camote cocido se conserva bien durante varios días en el refrigerador.

      Utiliza el camote ya cocido en uno o más de las siguientes recetas mexicanas:

      • Crema de camote (sopa)
      • Camote preparado (al estilo camotero)
      • Gelatina de camote y canela
      • Ensalada acidulce de camote y piña