5 malas consecuencias de abandonar el gimnasio

No te vayas todavía, lo mejor está por llegar.

Foto: Local Fitness

Más de una vez te habrás planteado la posibilidad de abandonar el gimnasio. Quizás hayas pensado que estás bien así, que no debes preocuparte por mejorar, que has alcanzado un nivel aceptable, que no quieres crecer más, que ya está bien. Es un error, puede que estés a punto de tirar muchos beneficios por la borda, y es tal cosa lo que intentaremos demostrarte en estos cinco consejos cuyo objetivo es llamarte a una saludable reflexión.

1) Abandonar el gimnasio te hará perder masa muscular:

El cuerpo se adapta al esfuerzo al que lo sometemos; si has entrenado a tus pectorales para que soporten un peso de unos cincuenta kilogramos y dejas de realizar ejercicios de pectorales, de a poco las fibras musculares no verán la necesidad de permanecer fuertes al punto de soportar cincuenta kilos y la masa muscular de a poco desaparecerá. No será lo mismo que si nunca hubieras levantado cincuenta kilos con regularidad, seguro; haber concurrido al gimnasio y haber dejado por un tiempo de hacerlo es mejor que no haber concurrido nunca, pero poco a poco perderás masa muscular, ya que tu cuerpo no verá la necesidad de mantener masa a niveles mayores a los imprescindibles. No permitas que el trabajo de muchos años quede en poco o nada.

2) Abandonar el gimnasio te hará perder tono muscular:

Las mujeres no suelen estar demasiado interesadas en aumentar su masa muscular pero sí el tono muscular: las fibras musculares en tensión, la piel suave pero tensa a la vez, evitando la flojedad, mostrando una anatomía esbelta y cuidada, eso es lo que toda mujer que concurre al gimnasio quiere.

Si abandonas, con el paso de los meses, esa tensión muscular irá desapareciendo hasta quedar prácticamente anulada, dependiendo del grado hasta el cual la hayas cultivado. Para verte atractiva y saludable, no dejes el gimnasio.

3) Abandonar el gimnasio te hará perder capacidad aeróbica.

Si has realizado ejercicios aeróbicos, y todo hace suponer que cuando vas al gimnasio dedicas un poco de tiempo a la cinta, la bicicleta o el escalador.

El ejercicio aeróbico tiene innumerables efectos beneficiosos para la salud, que de a poco se van perdiendo cuando no se los realiza.

4) Abandonar el gimnasio te hará perder energía.

Aunque abandones el gimnasio cansado, con ganas de llegar a tu casa y quedarte en la cama, no ignoras que comes con más apetito (y vigilas tu dieta), duermes mejor y tienes más energía para afrontar tus compromisos laborales y familiares. Recuerda que cuando no ibas al gimnasio te sentías permanentemente cansado, desganado, quizás fumabas, comías a deshora y tenías problemas de sueño. No dejes que esos malos tiempos vuelvan.

5) Abandonar el gimnasio no será bueno para tu salud.

Posiblemente hayas concurrido al gimnasio para mejorar tu salud y tu parte estética. Pero digámoslo abiertamente: el gimnasio, o mejor dicho, tu bienestar psicofísico es una meta continua, que nunca acaba ni tiene final, sino que es en tu beneficio y ventaja mantenerla.

Una reflexión final: el ejercicio físico es muy importante para tu belleza, seas varón o mujer, pero es aún más importante para tu salud. Cuanto antes comiences a entrenar, cuanto más frecuentemente lo hagas, y cuanto más constancia pongas en él, los resultados serán más profundos y duraderos.