5 ideas para celebrar un San Valentín “low cost”

Cómo disfrutar del Día de los Enamorados sin gastar mucho dinero

San Valentín
San Valentín romántico y barato. Fred Van Schagen

Si quieres tener un detalle con tu pareja el 14 de febrero, no creas que debes impresionarla con cenas en restaurantes de moda o que estás obligado a comprarle una joya o un perfume carísimo. Todo eso está muy bien si te lo puedes permitir, pero no es necesario ni es la única manera de demostrar cuánto amas a la persona con la que compartes tu vida. ¡El romanticismo no tiene nada que ver con una tarjeta de crédito!

Aquí tienes 5 ideas para celebrar un San Valentín "low cost":

  1. Regálale tus palabras. ¿Hay algo más romántico que una carta de amor? Y sin embargo, qué pocas personas escriben o reciben una hoy en día. Si se la regalas a tu pareja, la conservará como un tesoro. Aunque vivan juntos, déjasela en el buzón o junto a su maletín del trabajo. Y si lo de escribir a mano definitivamente no es lo tuyo, también puedes contarle al mundo entero lo mucho que amas a tu pareja publicándolo en tu muro de Facebook. No es que necesiten el aplauso o la aprobación de los demás, pero es una bonita manera de declararle tu amor y reconocer todo lo bueno que te aporta.

  2. Den un paseo especial. Tanto si viven en una gran ciudad como en un pueblo, seguro que hay sitios especiales donde pueden pasar unas horas disfrutando de la tranquilidad y la belleza sin gastar dinero o pagando muy poco. Una visita a un museo o al jardín botánico. Un café con un jardín secreto. Un recorrido por el parque al atardecer o, si lo tienen cerca, el río o la playa. Redescubran el placer de caminar a ritmo pausado, conversando de esto y de aquello, tomándose de la mano, observando a la gente que pasa o la puesta de sol. Sin celular, sin prisas, sin consumir.

  1. Cocina para él o ella. Preparar una cena romántica casera no tiene por qué llevar mucho tiempo ni ser algo complicado. Olvídate de los platos sofisticados o de querer impresionarle. Cocínale algo rico, ligero y visualmente atractivo. Juega con los colores y las texturas. Combina ingredientes siguiendo tu intuición. Y si no quieres preparar la típica cena, haz un desayuno, una merienda, un brunch... ¡O todo! Puedes servirlo en una bandeja con una flor, o comprar unos simpáticos platos y servilletas con corazones en el bazar. Lo importante es que pongas tu corazón y tu toque personal.

  1. Organiza una velada erótica. Disfrutar de los sentidos es un placer que no cuesta dinero y que da muchas más satisfacciones que el más caro de los regalos. Y no, no te estamos dando el típico consejo de ponte-tu-lencería-erótica-y-vuélvelo-loco. Te la puedes poner, pero hay muchas otras maneras de disfrutar, más relajadas y al final más placenteras. Por ejemplo, decora la casa con velas, un perfume natural y música sensual. Un simple pañuelo rojo recubriendo una lámpara le dará un aspecto exótico al apartamento. Hazte con un aceite de masaje y dedíquense a recorrer el cuerpo del otro tranquilamente, sin buscar otra cosa que despertar su sensualidad. Dense un baño juntos, bailen abrazados, coman algo dulce, hagan el amor lentamente, saboreando cada instante.

  2. Ten un detalle inolvidable. Para hacer un regalo no es imprescindible ir al centro comercial. De hecho, si la persona te importa de verdad es mejor que no vayas. Busca algo que de verdad sea especial para él o ella y en lo que puedas poner lo mejor de ti. Por ejemplo, si te gusta pintar hazle un cuadro. Si se te da bien cantar, cántale una canción (mejor aún si te la inventas). Si no eres especialmente creativo o imaginativo, puedes buscar un detalle especial que no cueste mucho dinero. Una cajita antigua o un collar artesano. Unas entradas para ver una película en una filmoteca o un concierto en una sala de jazz. Un disco vintage. Lo importante, una vez más, es hacerlo con amor.