5 Errores al comprar la mesa de comedor

Valora la forma, material y tamaño de la mesa de comedor antes de comprarla

mesa-comedor-extensible-boconcept
Mesa de comedor extensible. Foto © BoConcept

Evita errores al comprar la mesa del comedor teniendo en cuenta una serie de sencillos consejos que, a veces, es fácil no tener en cuenta.

Elegir la mesa del comedor es quizá una de las decisiones que más nos cuesta tomar cuando vamos a comprar muebles, tanto, quizás, como la elección de los sofás. 

Y es lógico, porque es una de las piezas que más inversión requiere. Cuando compras la mesa de comedor tienes que valorar  no solo su uso, sino sus medidas, materiales y formas.

¿Cuál elegir entonces? ¿Cuáles son los principales errores?

1. No compres una mesa más grande de lo que necesitas

A menudo, al comprarla tenemos en cuenta cuántas personas van a sentarse alrededor en ocasiones especiales. Así, es fácil pensar en cumpleaños, fiestas, navidades y otros encuentros haciendo de la excepción la norma. 

Compramos “por si acaso” y nos encontramos con un mueble (y sus sillas) ocupando buena parte de nuestro salón (si tenemos que compartirlo con el comedor) cuando esos momentos son escasos en todo el año o los pasamos en casa de otros amigos o familiares. 

Si necesitas espacio extra tres o cuatro veces al año, hay recursos para agrandar la mesa que ya tienes, como comprar una extensible. Así es que, a no ser que tengas metros de sobra, es preferible que tu mesa se ajuste a los comensales que cada día la usarán.

2. No acertar con el tamaño de la mesa

No es raro que vayamos a comprar muebles por “intuición”, sin tomar medidas exactas, fiándonos de nuestra memoria visual o no contemplando el espacio que una mesa de comedor debe tener alrededor.

Este es necesario para que puedas colocar las sillas y, además, cuando se usen, tener la amplitud necesaria para que en una cena todo el mundo esté cómodo.

Este error puede implicar que el salón o la habitación se vean abarrotados o que haya dificultad para fluir por ella. Pero, ojo, también el error puede ser inverso y que nos hagamos con una mesa más pequeña proporcionalmente al espacio que tienes disponible.

3. Escoger una forma de mesa que no nos convenga

Siempre teniendo en cuenta cuántas personas usarán la mesa habitualmente ten en mente que, si sueles tener invitados que no sean más de dos, en una mesa redonda es relativamente fácil acomodar a alguien más pues, al no tener esquinas, simplemente se trata de “apretarse” un poco más a su alrededor.

4. Elegir el conjunto de comedor “a juego”

Las tendencias decorativas del momento nos permiten jugar con distintos estilos y modelos de muebles al decorar: siguiendo el estilo ecléctico, por ejemplo. No te ciñas a lo aceptado comúnmente y compra tu mesa y sillas por separado. Hay muchas posibilidades de elección que harán que el conjunto sea más especial y único.

Usa la imaginación o tu idea más práctica. Piensa en tapicerías, o no. En sillones en lugar de sillas, o no. Todo depende del uso que vayan a tener, del estilo y elementos decorativos de tu casa y de tus propios gustos. 

5. Invertir mucho o poco en la compra del comedor

Un buen comedor, en el sentido de calidad, diseño, materiales y tamaño puede suponer una inversión importante de dinero. Piensa en su uso, en tu presupuesto, en el tiempo que va a permanecer en tu casa y en qué harás con él si te cambias de vivienda.

 

Si tu casa es alquilada valora “medidas estándar” que te permitan que se ajuste en espacios similares.  Si vas a utilizarlo durante poco tiempo porque prevés dejar la casa y los muebles quizás podrías pensar en comprarla de segunda mano.

Aquí es la economía de cada uno y lo bien o mal que esté lo que debe determinar invertir mucho o poco en unas piezas que, de primera mano y buenos materiales, como he comentado antes, pueden suponer un buen “mordisco a tu presupuesto.

Aquí puedes ver cómo se hace una mesa de comedor tradicional

¿Qué planes tienes tú para tu mesa de comedor?