5 errores a evitar en tus ejercicios de tríceps

Aprende a esquivar los equívocos del músculo más grande del brazo.

Foto: Nikai

Los ejercicios de trícepsse encuentran entre los más variados del mundo de los gimnasios: al contar con tres cabezas para desarrollar, el tríceps posee variantes para cada una de ellas, lo que multiplica la disponibilidad de ejercicios. Al mismo tiempo, esa amplia variedad predispone, lo hemos notado, a que sólo se utilicen los ejercicios más conocidos o los que resultan más cómodos. En las siguientes líneas te explicaremos algunos de los errores que debes evitar en el entrenamiento de tríceps.

No olvides que el tríceps representa el 70% de tu brazo, lo que lo convierte un músculo ideal para lucir tonificado y desarrollado.

1)Utilizar sólo cables:

Los cables tienen buena fama en el entrenamiento de tríceps, ya que a la larga cortan ángulos y dan bella forma al músculo, pero antes de cortar y decorar tu bien ganada masa muscular primero debes construirla: este último punto es muchas veces olvidado o descuidado por los ansiosos atletas que concurren a los gimnasios en pos de una mejor apariencia y salud. Para desarrollar unos tríceps poderosos, acude en primer lugar a los pesos libres.

2)Utilizar sólo barras:

El rompecráneoses un ejercicio fabuloso, también lo es el press de banco plano con agarre estrecho, sobre todo para construir la división entre ambos pectorales. No obstante, no confíes sólo en las barras, en las que puedes cargar mayor peso. Utiliza mancuernas, que atacan más directamente las distintas cabezas del músculo tríceps.

3)Realizar siempre los mismos ejercicios:

El tríceps, como bien lo indica la palabra, es un músculo con tres cabezas o vastos, la cabeza la larga, la cabeza lateral y la cabeza media. Para desarrollar un músculo que merezca la pena ese nombre, debes ejercitar las tres cabezas, de modo que deberás variar los ejercicios para afectar a cada una de ellas.

Si siempre echas mano a los mismos ejercicios, siempre afectarás a la misma parte del tríceps y descuidarás otras.

4) No dedicar un día al entrenamiento de brazos:

Si bien puedes entrenar tríceps dos veces a la semana (una vez en tu día de brazos, otra al final de la sesión de pecho o espalda), nunca debe dejar de existir en tu rutina semanal un día específico dedicado a los brazos; en él, por supuesto, entrenarás a los tríceps con al menos tres o cuatro ejercicios. Suele recomendarse que dejes a los tríceps para el final, ya que es un grupo muscular algo más aguantador que el bíceps, más pequeño y que tiende a cansarse con más rapidez. La decisión, finalmente, depende de tu experiencia, pero aquí te recomendamos que sigas ese consejo.

5) Depender demasiado de la máquina de tríceps:

La máquina de tríceps es un gran invento que puedes utilizar y graduar según tu gusto y necesidad, pero no es en absoluto un sustituto para la utilización de pesos libres. Puedes llevar a cabo un ejercicio de apoyatura, pero no basar tu rutina de tríceps en la máquina. Utiliza pesos libres como base para el desarrollo de tu tríceps, cables, y por último la máquina si deseas añadir un ejercicio extra. A la vez, puedes reemplazar la máquina de tríceps por el banco de tríceps, el cual utiliza a tu cuerpo como el peso a dominar, lo que redunda en una actividad mucho más rendidora.