5 consejos para concurrir al gimnasio en distintos horarios

Cada franja horaria tiene sus ventajas y desventajas.

Foto: Local Fitness

Cuando no se tiene todo el tiempo del mundo, es decir, en la mayoría de los casos, se está obligado a elegir en qué horario uno puede concurrir al gimnasio. Cada franja horaria posee sus ventajas y desventajas. Es posible, además, que no puedas elegir con demasiada libertad en qué horario ir, pero quizás puedas decidir si hacerlo por la mañana muy temprano antes del trabajo, en un descanso cerca del mediodía, o por la tarde o noche luego de tus actividades.

Aquí te presentamos un muy útil guía con los pros y los contras de cada horario para que tengas en cuenta estas características a la hora de decidir en qué momento del día comenzar a ejercitarte.

1) Las mañanas:

Una opción es concurrir muy temprano por la mañana, antes de comenzar la jornada laboral. Si lo haces, asegúrate de no empezar tu entrenamiento sin haber ingerido un buen desayuno: sería como iniciar un viaje en automóvil sin cargar combustible. Al mismo tiempo, no puedes darle duro a los ejercicios físicos sin haber dado tiempo a la digestión, por lo que si decides ir por la mañana, a primera hora, deberás levantarte bien temprano para desayunar y dejar pasar al menos unos cuarenta minutos para que el proceso digestivo no interfiera con el ejercicio restándole flujo de sangre al músculo. Si puedes escoger ir a media mañana, alrededor de las diez u once, mejor aún, ya que suele ser un horario muy poco concurrido.

Muy temprano, alrededor de las siete u ocho, el gimnasio suele estar, si bien no repleto de gente, algo lleno por la gente que, como tú, elige hacer gimnasia antes del trabajo. Los beneficios son evidentes: estás menos cansado al iniciar el día, fresco y listo para la actividad física. Pero se necesita bastante fuerza de voluntad para levantarse temprano, desayunar, acudir al gimnasio, darse una rápida ducha y marchar al trabajo, sobre todo en los fríos días invernales.

Si te es posible ir a media mañana, mejor aún, ya que encontrarás al gimnasio casi vacío.

2) Los mediodías:

El mediodía suele ser un horario complicado, ya que muchas personas optan por dedicar su hora de almuerzo al gimnasio. Si es el horario que mejor te queda, te recomendamos que no vayas sin alimentarte primero, unos cuarenta minutos antes: o bien ordena comida en la oficina, o bien lleva una vianda desde tu casa. Lo malo de este horario es que mucha gente tendrá la misma idea que tú y los gimnasios, por lo tanto, suelen estar un poco cargados.

3) Las tardes:

La tarde es un horario muy extenso, ya que abarca desde el fin de la hora del almuerzo hasta la caída del sol. Si puedes hacerte un horario a la tarde, magnífico, ya que los gimnasios no suelen estar muy concurridos entre las 3 PM y las 6PM, hora a partir de la cual la gente que sale del trabajo a las cinco empieza a llegar en masa. Además, el cuerpo se halla a una temperatura estable e ideal para concurrir a hacer ejercicios físicos.

4) A la salida del trabajo:

Suele decirse que es ésta la peor hora para concurrir al gimnasio, ya que por desgracia es la opción que la gente elige con mayor frecuencia, puesto que casi no tiene otra elección.

Los beneficios son pocos y las desventajas, muchas: hay filas para utilizar las máquinas, poleas y cables, barras y mancuernas. Hay poco lugar disponible y las personas no están de buen humor, cansadas de un largo día de trabajo en el que quizás las cosas no hayan ido muy bien. Concurrir en este horario es mejor que no hacerlo en absoluto, pero es verdad que es una hora complicada.

5) Por las noches:

Las noches en los gimnasios (considerando un establecimiento que no cierre o que lo haga tarde) comienzan alrededor de las 9 PM, cuando el grueso de la gente se ha ido a casa a cenar y descansar. Suele ser un horario tranquilo, en el que muchos atletas profesionales concurren para su segundo turno (el primero es generalmente alrededor de las 9 o 10 AM), si es que entrenan con tabla partida. Puedes hacer buenos amigos y también contar con algún forzudo compañero de entrenamiento.

Si puedes evitar la salida del trabajo y escoger la noche, te lo aconsejamos.