5 consejos para combatir el sedentarismo

Un mal de nuestra época.

Combatir el sedentarismo
Foto: Cruz855

El sedentarismo es un mal de nuestra época, en la cual máquinas y vehículos hacen por nosotros lo que nosotros deberíamos hacer por nuestro cuerpo. El sedentarismo es responsable de gran cantidad de dolencias físicas que nos aquejan, como la obesidad, la enfermedad cardíaca y la diabetes. Para combatirlo, te sugerimos los siguientes consejos:

1) Ejercítate:

Puede parecer un consejo obvio, pero la mejor manera de combatir el sedentarismo es apuntándote en un gimnasio y concurriendo a realizar una buena rutina de ejercicios físicos.

Encontrarás un mundo apasionante en el que podrás sumergirte con la ayuda de compañeros de entrenamiento, profesores o entrenadores personales, de modo que tus comienzos sean lo más acertados que sea posible. La mejor forma de combatir el sedentarismo es el ejercicio físico frecuente e intensivo.

2) Camina, corre, nada o anda en bicicleta:

Si no puedes o no quieres ir a un gimnasio, entonces desarrolla alguna actividad aeróbica. Estas actividades son excelentes para activar tu metabolismo, mejorar el funcionamiento de tu sistema cardiovascular. Las actividades aeróbicas pueden realizarse en un gimnasio o bien al aire libre, además de aumentar tu tasa de gasto calórico. Prueba estas actividades y decide cuáles son las de tu preferencia. En lo posible, practica algunas de ellas al menos tres veces a la semana. Asimismo, si bien no siempre es posible, quizás sea una buena idea caminar o ir en bicicleta a tu lugar de trabajo o estudio en lugar de utilizar el motor.

No sólo estarás contribuyendo con el nivel ecológico del planeta, sino que le haces un favor a tu cuerpo sometiéndolo a una actividad física en lugar de fomentar la pereza.

3) Tómate vacaciones activas:

Elige lugares en donde sea posible realizar actividades deportivas o bien de aventura (si estás preparado físicamente para llevarlas a cabo), como senderismo, paseos en la montaña, caminatas, canotaje, y toda actividad que implique un gasto de calorías.

Es mejor que estar tirado en la playa comiendo y engordando.

4) No permanezcas demasiado tiempo sentado:

Existen estudios que prueban que gran parte de la población pasa la mayor parte de su día, sea en casa o en el trabajo, sentada. No sólo quemas muchas menos calorías que si estás moviéndote, caminando o realizando cualquier otra actividad, sino que al mismo tiempo creas un hábito, que luego será muy difícil de romper, de evitar siempre que sea posible el movimiento. Si esta costumbre triunfa y se asienta en tu comportamiento, luego será mucho más difícil para ti emprender un programa de ejercicios físicos, incluso no querrás moverte para hacer las tareas más sencillas. No pases más de veinte o treinta minutos sentado: da una vuelta por la habitación, sube o baja escaleras o simplemente ve de un sitio a otro sólo para cambiar de aire. Puede parecer un consejo ingenuo, pero hará una gran diferencia.

5) Realiza tú mismo las tareas domésticas:

Pueden parecerte no muy agradables, pero si te acostumbras a ir de compras, cocinar, lavar, planchar y llevar a cabo las tareas que sostienen un hogar, habrá una buena cantidad de calorías que estarás quemando en lugar de estar sentado viendo la televisión y comiendo comida chatarra.

Si estás en pareja, es muy bueno que compartas las tareas de la casa. Si tienes personal doméstico, invéntate tareas para hacer, como pintar el cerco, cuidar del jardín, reparar partes del hogar, siempre hallarás algo que haya que corregir. Si tienes una familia con hijos, trata de jugar con ellos y que los juegos consistan en actividades físicas, de ser posible al aire libre.