5 consejos para adolescentes en el gimnasio

Preocúpate por tu cuerpo desde temprano.

La razón por la cual muchos adolescentes concurren prontamente al gimnasio en estas épocas tiene que ver más con la estética que con la salud. En fin, no es la mejor de la razones, pero al menos nos alegramos de que vayan al gimnasio y pasen un par de horas realizando actividad física en lugar de perder el tiempo o dedicarse a vicios u otras situaciones peligrosas. Si eres un adolescente varón, lo más probable es que desees ir al gimnasio para lograr un cuerpo más grande y fuerte.

Es un error: un adolescente no debe entrenar con pesas, ya que pueden interferir en su desarrollo; consulta con tu médico y te confirmará esta afirmación. Es mejor que te dedique s a ejercicios descansados y a los aeróbicos. Si eres una adolescente mujer, lo más seguro es que desees bajar de peso o tonificar tu cuerpo. Si tu objetivo es perder peso, está muy bien y los aeróbicos son tu aliado, pero vigila tu dieta y no dejes de comer o el ejercicio entonces te traerá problemas. En ambos casos, la supervisión de un médico, de entrenadores y hasta de tus padres será esencial.

Consulta con padres o tutores

Antes de emprender tu actividad física, o de practicar algún deporte, debes consultarlo con tus padres o con las personas que estén a tu cargo. Lo decimos por tu bien: los adultos están, la mayoría de las veces, más capacitados para saber si estás tomando una buena decisión o no. Es raro que piensen que el cuidado de tu cuerpo sea una mala decisión, por lo que pensamos que obtendrás su permiso rápidamente.

Consulta con tu médico

Aunque seas muy joven y goces de excelente salud, la consulta con un médico antes de iniciar la actividad física es obligatoria en todos los casos, también en el tuyo. Tu médico te someterá a un chequeo para comprobar que todo esté en orden y que no sufras de alguna condición médica no detectada que podría ser agravada por la práctica irrestricta de actividad física.

Una vez que tengas el visto bueno de tu médico, adelante.

No realices ejercicios con altos pesos

Los adolescentes no deben realizar ejercicios con altos pesos, dado que hacerlo puede interferir en su desarrollo corporal, que todavía no está completo. Es mejor que te concentres en ejercicios aeróbicos y en ejercicios con pesas muy livianas, siempre bajo la supervisión de un entrenador. Recuerda: éste no es el momento para crear masa muscular sino para tonificar, desarrollar tu capacidad aeróbica y, si fuera necesario, bajar de peso. No le crees un problema a tu salud.

Concéntrate en los aeróbicos

Los ejercicios aeróbicos deberán ser tu principal actividad en el gimnasio. Recuerda realizar aeróbicos en la zona de pérdida de peso, si ese es tu objetivo, o en la de desarrollo de capacidad aeróbica. Hay muchos ejercicios aeróbicos que puedes llevar a cabo en el gimnasio o en tu casa; sería óptimo si puedes combinar el ejercicio aeróbico en el gimnasio con deportes de alto contenido aeróbico.

No descuides tu dieta

Si vas al gimnasio para perder peso, no dejes de concurrir a un nutricionista para que guíe tu forma de encarar una dieta, especialmente en la adolescencia. Una dieta hipocalórica es recomendable si quieres bajar de peso, pero nunca debes dejar de cuidar tu nutrición, para que no padezcas problemas de anorexia.

Recuerda que un peso saludable es el que mejor va con tu cuerpo, no el que la publicidad a veces intenta venderte.