4 meses más de trabajo al año para cobrar lo mismo que un hombre

La brecha salarial entre hombres y mujeres es de un 23%

Un grupo de trabajadoras de Ford asisten a una conferencia sobre los derechos de las mujeres, en 1968.
Un grupo de trabajadoras de Ford asisten a una conferencia sobre los derechos de las mujeres, en 1968. Hulton Archive/Getty Images

Una mujer necesita de media trabajar 84 días más al año, algo más de 4 meses, para cobrar el mismo salario que un hombre, según datos del sindicato UGT. Acabar con la discriminación salarial es una de las prioridades del feminismo y, en este sentido, se han logrado avances legislativos, como la puesta en marcha de planes o auditorías de género en las empresas e instituciones. Pero son insuficientes sin cambios educacionales y medidas legales más estrictas.

Los hombres siguen cobrando de media más que las mujeres por un mismo trabajo y horas de dedicación. E, igual de importante, las tareas de cuidado y bienestar, casi siempre a cargo de las mujeres, no son reconocidas legal ni socialmente y mucho menos remuneradas. De ahí que la economía feminista defienda que los indicadores económicos, como el Producto Interior Bruto (PIB) no tengan en cuenta solo el trabajo mercantil, sino también el trabajo doméstico, fundamental para sostener la vida de las personas aunque no tenga una contrapartida económica.

La actual crisis económica y de modelo político ha acrecentado estas diferencias, que son de tres tipos:

  1. Entre oficios y sectores: las profesiones que desempeñan las mujeres están menos valoradas económicamente que las masculinas. De ahí la expresión "sectores feminizados". La enfermería, el cuidado a domicilio, la atención al público o la educación son profesiones peor remuneradas que la banca, la ingeniería o la medicina.
  1. Entre trabajadores y trabajadoras de igual cualificación y categoría profesional: en especial, a partir de ciertos niveles intermedios. Más allá de lo que se negocie en los convenios colectivos, hay pluses, salarios en especie, dietas, negociaciones "cara a cara" que hacen que la nómina mensual de ellos sea más elevada que la de ella. Esto se suma al techo de cristal y de cemento, los obstáculos de muchas mujeres para ascender en un organigrama.
  1. Entre trabajadores y trabajadoras que se encargan del llamado "cuidado de la vida" y el trabajo mercantil. El actual modelo económico discrimina a las personas que se ocupan de la casa, los hijos e hijas, las personas dependientes,... ya que el tiempo dedicado no solo no se traduce en un salario mensual, sino que a la hora de acceder a una pensión de jubilación, derechos sanitarios, alquileres de vivienda, créditos bancarios o prestación social, no existen como trabajadoras. Esta situación se complica entre mujeres inmigrantes y aquellas que sacan adelante solas un hijo o hija.

5 datos concretos sobre la discriminación salarial de las mujeres:

  • La brecha salarial (diferencia entre la retribución de hombres y mujeres) es de un 22,99% de media anual.
  • Más de un millón y medio de mujeres en España reducen su jornada para encargarse de cuidar a los hijos e hijas. Esto supone una diferencia salarial de un 61,5 %. (Informe UGT)
  • En Latinoamérica, según datos de la CEPAL (Naciones Unidas), las mujeres que trabajan en las grandes urbes perciben un salario ponderado anual que equivale a un 72% del de los hombres.
  • Economía sumergida: más de la mitad de trabajadoras en América Latina y El Caribe lo hacen en la economía sumergida.
  • Las mujeres con mayor formación académica de Latinoamérica (universitaria y profesionales técnicas) perciben por hora trabajada un 83% de lo que se paga a un hombre.

Cada 22 de febrero se recuerda la discriminación salarial mediante un día internacional para concienciar a la sociedad acerca de esta injusticia, en cuyo origen está un planteamiento de las relaciones económica construidas desde hace siglos por los hombres, y que no han evolucionado al ritmo esperado.

(Fuentes: UGT. Informe sobre la desigualdad salarial. CEPAL, Comisión Económica para América y El Caribe)