20 tips para decorar y amueblar un cuarto de juegos para niños

Decora y amuebla un cuarto ideal de entretenimiento para tus hijos

Amueblar y decorar un cuarto de juegos infantil debe ir enfocado en crear un espacio único para ellos, a su medida y gusto.

Los muebles para un cuarto de juegos infantil tienen que servirte para organizar un espacio propio en el que tener sus cosas y la responsabilidad de mantenerlo limpio y ordenado. A ti te facilitará el tener el resto de la casa libre de la idea de que toda la casa es para jugar.

Una buhardilla, una zona en el garaje o una habitación que quede libre en tu casa son lugares ideales para un entorno de juego, distinto de sus habitaciones.

01
de 03

Básicos para organizar un cuarto de juegos

muebles-cuarto-de-juego
Espacio juvenil en Casa Decor. Espacio juvenil en Casa Decor Barcelona 2012. Foto © www.casadecor.es

• Diseña para que dure varios años. El primer paso, sea del tamaño que sea el cuarto, es dividirlo en zonas y tener presente que es probable que vaya a ser utilizado desde la infancia hasta la adolescencia.

• Planea muebles y elementos móviles, capaces de adaptarse a distintas etapas y edades.

• Espacios diferenciados y comunes. Si lo van a compartir niños de distintas edades, especialmente en los primeros años, tendrás que tener espacios diferenciados para los juguetes de cada uno y uno común para los juegos que se compartan (con el tiempo, seguramente tenderán a unificarse)

• Combina colores. Como fondo, para las paredes y suelos, utiliza colores que aporten tranquilidad y mezcla con otros más vibrantes. Pueden ser paredes de tonos neutros y muebles y objetos coloridos, o a la inversa.

• Una buena iluminación general y luces puntuales sobre muebles como los escritorios.

• Para el suelo opta por materiales de limpieza fácil. Seguramente algún zumo o merienda terminará en él y crea zonas más cálidas con alfombras lavables. Las moquetas son cálidas pero, al cabo de un tiempo, es probable que su color no se parezca al original.

02
de 03

Qué muebles poner en un cuarto de juegos

muebles-cuarto-de-juego
Puff ideal para un cuarto de juegos infantil y juvenil. Foto © www.maisonsdumonde.com
  • Procura tener pocos muebles y favorecer espacios libres con elementos que faciliten el orden y el almacenaje.
  • Un armario. Puede que ya lo tenga la habitación. Si no lo tiene es buena idea incorporar uno. En él puedes guardar disfraces, mantas, almohadones, ropa de cama de emergencia y la ropa y accesorios de algunos de los muñecos y muñecas (en esto no se diferencia niños y niñas) clasificada en cajas de cada uno.
  • Estanterías para peluches y cajas de juegos y puzzles que así pueden localizarse de un vistazo.
  • Cestas adaptadas al tamaño de las estanterías para esos juguetes imposibles de colocar en ningún sitio, balones y bolas de tenis, por ejemplo.
  • Baúles o cestos grandes con ruedas. Servirán para guardar juguetes sueltos y guardarlos con rapidez.
  • Una mesa y al menos dos sillas, a medida de su tamaño para que hagan manualidades, dibujen, merienden, pongan puzzles y realicen juegos en grupo, y a veces, los trabajos del colegio.
  • Un mueble bajo de televisión, con cajones. Allí podrán guardar vídeos, juegos y cables y mandos de consolas y juegos.
  • Puffs, como asientos auxiliares.
03
de 03

Zonas en el cuarto de juegos

muebles-cuarto-de-juego
Colchonetas que se convierten en sofá o cama. Foto © Maisons du Monde

Al igual que en cualquier otra habitación, lo mejor es empezar por calcular bien el espacio con el que cuentas y planificar sobre un plano, con medidas a escala, que no te engañe, luego, en la realidad.

  • Proyecta dejando todo el espacio central libre que puedas. Ese es buen sitio para la alfombra porque, especialmente cuando sean pequeños, será el lugar ideal de tus hijos para sus juegos de suelo: casitas, garajes, construcciones y similares.
  • Un sofá o colchonetas para la zona de descanso.
  • La mesita, con sus cuatro sillas, puede ir situada en el centro o pegada a la pared, según sea más grande o más pequeño el cuarto.
  • La zona de televisión será una de las más usadas porque todos los niños y jóvenes dedican buena parte de su tiempo de juego a consolas o a ver televisión, dibujos animados o películas.
  • En lugar de un sofá y, dada la afición de los niños a estar tumbados, elige colchonetas grandes. Puedes comprarlas hechas o hacerlas tú, con planchas de goma espuma y haciéndoles una funda, que puedas retirar para lavar. Apila al menos dos o tres. Podrás aprovecharlas como camas improvisadas para una siesta o una noche en que se queden a dormir amigos.
  • Los puffs completarán los asientos que no cubran las colchonetas o el sofá y permitirá hacer círculos para determinados juegos. Además son unos asientos divertidos e informales que puedes encontrar con numerosos diseños y todo tipo de colores. También son fáciles de hacer en casa.
  • Escritorio y computadora. Esta es una elección tuya. Quizás prefieras tener separada la computadora si la identifican con un instrumento de estudio o necesites, por espacio, que también sea lugar para sus deberes escolares. Si para ellos es, también un elemento de ocio, coloca un escritorio con su silla, en el cuarto de juegos, con una buena iluminación. Lo importante, en este caso es que ellos sepan separar el tiempo de estudio del de juegos e identifiquen cada habitación con su actividad.
  • Pizarras. Es un básico absolutamente recomendable. Tanto de material tradicional, verde o negra, como las de vinilos especiales para rotulador, servirán para alentar su imaginación, decorar con sus dibujos y dejar mensajes para o de ellos.

Facilita que tus hijos participen en la creación y diseño de este cuarto que será más suyo que nadie. Permite que elijan los muebles, los colores de las paredes, los pósters y que hagan sus propios cuadros para decorar las paredes. Con esto consigues que se sientan cómodos en él y no duden en disfrutarlo en su tiempo libre.