20 frases de amor de Gabriela Mistral

Gabriela Mistral
Versos de amor de Gabriela Mistral. Comstock

La chilena Gabriela Mistral, nacida con el florido nombre de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, es una de las escritoras y personalidades más notables de Latinoamérica. Nacida en 1889, fue profesora de lengua española, ministra de Cultura de su país y diplomática. En 1945 se convirtió en la primera mujer sudamericana en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1945. Murió en Nueva York en 1957.

 

Hoy recordamos 20 de sus más hermosos versos y frases de amor, en los que habla de la felicidad y la pena, de la entrega y la generosidad, con su inconfundible estilo limpio, lúcido y conmovedor.
 

  1. Hay besos que pronuncian por si solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada, hay besos que se dan con la memoria.

  2. Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria; es decir, fidelidad.

  3. Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú. Donde hay un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino.

  4. Yo te miro, yo te miro sin cansarme de mirar, y qué lindo niño veo a tus ojos asomar.

  5. Creo en mi corazón, el que yo exprimo para teñir el lienzo de la vida.

  6. ¡Ay, qué amante es la rosa y qué amada la espina!

  7. Vuélveme tu suspiro y subiré y bajaré de tu pecho, me enredaré en tu corazón, saldré al aire para volver a entrar.

  1. Recordar un buen momento es sentirse felizde nuevo.

  2. Soy seca, soy dura y soy cortante. El amor me hará otra contigo, pero no podrá rehacerme del todo.

  3. Dame Señor la perseverancia de las olas del mar, que hacen cada retroceso un punto de partida para un nuevo avance.

  4. Un bello paisaje, una hermosa jornada, un libro selecto... ¿Qué más necesitáis para ser felices? El sol resplandece por dentro.

  1. Yo te enseñé a besar, los besos fríos son de impasible corazón de roca. Yo te enseñé a besar con besos míos inventados por mí para tu boca.

  2. Solo quisiera ser uno de los motivos de tu sonrisa, quizá un pequeño pensamiento de tu mente durante la mañana, o quizá un lindo recuerdo antes de dormir. Solo quisiera ser una fugaz imagen frente a tus ojos, quizá una voz susurrante en tu oído, o quizá un leve roce de tus labios. Solo quisiera ser alguien que quieras tener a tu lado, quizá no durante todo el día, pero de una u otra forma, vivir en ti.

  3. Hay sonrisas que no son de felicidad, sino de un modo de llorar con bondad.

  4. Te espero sin plazo ni tiempo. No temas noche, neblina ni aguacero. Acude con sendero o sin sendero. Llámame a donde tú eres, alma mía, y marcha recto hacia mí, compañero.

  5. Me voy de ti con tus mismos alientos: como humedad de tu cuerpo evaporo. Me voy de ti con vigilia y con sueño, y en tu recuerdo más fiel ya me borro. Y en tu memoria me vuelvo como esos que no nacieron ni en llanos ni en sotos.

  6. El amor es paciente, es bondadoso. Nunca envidia y tampoco presume, no es orgulloso. No es indecente, no es egoísta ni interesado. No se molesta fácilmente. No suele grabar todos los errores. El amor no toma placer en el mal, pero se alegra con la verdad. El amor siempre protege, siempre confía, siempre ilusiona y nunca jamás se vence. El amor nunca falla.

  1. Dame la mano y danzaremos; dame la mano y me amarás. Como una sola flor seremos, como una flor y nada más. El mismo verso cantaremos, al mismo paso bailarás. Como una espiga ondularemos, como una espiga y nada más. Te llamas Rosa y yo Esperanza, pero tu nombre olvidarás, porque seremos una danza en la colina y nada más.

  2. Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria; es decir, fidelidad.

  3. El mundo fue más hermoso desde que me hiciste aliada, cuando junto de un espino nos quedamos sin palabras ¡y el amor como el espino nos traspasó de fragancia.