18 mitos sobre la lactancia parte I

18 mitos sobre la lactancia parte I
18 mitos sobre la lactancia parte I. Getty Images

Sobre la lactancia materna se ha dicho de todo: que no es posible quedar embarazada si se está amamantando, que tomar agua de hinojo aumenta la producción de leche, que no se pueden tomar medicinas durante la lactancia, etcétera...

Existen muchísimas creencias populares que han pasado de generación en generación, y que reflejan historias y maneras de actuar de millones de madres en el mundo. Hoy se han revaluado muchos de estos mitos, pero otros siguen intactos.

Descubre cuáles son reales y cuáles podemos dejar atrás.

MITO 1

  • Amamantar a un bebé es doloroso

Esto es un mito. La lactancia materna no tiene por qué ser dolorosa. Si tienes problemas para amamantar a tu bebé, pídele ayuda a una consultora de lactancia.

MITO 2

  • Si la mamá está triste la leche no sale bien

Esto es cierto. Si la mamá está angustiada, estresada o triste, puede que la leche no salga con abundancia. Siempre es mejor relajarse antes de alimentar, trata de estar tranquila y en paz.

MITO 3

  • Los bebés necesitan tomar agua en climas cálidos

Esto es un mito. La leche materna es suficiente, lo que pasa es que seguramente vas a tener que alimentar con más frecuencia al bebé, porque sentirá sed. Si quieres darle agua, también puedes hacerlo, en cantidades pequeñas.

MITO 4

  • Las mamás con pechos más grandes tienen más leche

Esto es un mito. La producción de leche de una mujer no tiene que ver con el tamaño de los pechos.

Si tienes pechos pequeños, y sientes que no te sale tanta leche, intenta alimentar a tu bebé con más frecuencia, entre más amamantes, más leche vas a producir.

MITO 5

  • Es más cómodo darle biberón a un bebé que amamantarlo

Esto es un mito. Si desde el nacimiento te asesoras bien y encuentras una buena técnica de lactancia, el proceso es muuuuuuuuuuuuuuuuuuucho más fácil que andar preparando biberones, además es más barato y mucho más sano para los bebés y las mamás.

MITO 6

  • La mamá debe tomar vitaminas durante los meses de lactancia

Esto es cierto, hasta cierto punto. Muchos médicos recomiendan que las mamás tomen suplementos vitamínicos y de calcio durante la lactancia, sin embargo muchos otros creen que con una muy buena alimentación es suficiente.

MITO 7

  • La leche de fórmula es prácticamente igual a la leche materna

Esto es un mito. La leche materna contiene todos los nutrientes que un bebé necesita, y la leche de fórmula es una gran opción para las mujeres que no pueden amamantar por motivos de salud o impedimentos físicos, pero no son un sustituto exacto del alimento natural, que es la leche que tú produces. Piensa además que la lactancia materna no sólo cumple una función alimenticia, sino que también sirve para crear lazos muy fuertes entre madre e hijo. Así que si no tienes una condición que te impida amamantar ¡ni siquiera pienses en no hacerlo!

MITO 8

  • Las mamás con pezones invertidos no pueden amamantar a sus hijos

Esto es un mito. Las mujeres con pezones invertidos sí pueden amamantar a sus bebés. Si tienes esta condición, busca un consejero de lactancia que te enseñe técnicas para lograrlo.

MITO 9

  • Si la mamá está tomando algún medicamento no puede amamantar a su bebé

    Esto es un mito. La mayoría de las medicinas que las mamás toman durante la lactancia son completamente inofensivas para el bebé. De todas maneras consulta siempre con tu médico antes de tomar cualquier medicamento durante el periodo de lactancia, ya que será un especialista el que determine si puedes o no darle pecho a tu bebé.

    Continúa...