15 frases y fragmentos destacados de Judith Butler

La filósofa Judith Butler durante una conferencia.
La filósofa Judith Butler durante una conferencia. Commons Wikimedia

Judith Butler (24 de febrero de 1956, Cleveland, Estados Unidos) es una de las filósofas fundamentales del post-estructuralismo cuyas obras han influido en el feminismo y en la crítica al concepto de género. Su obra más importante es 'El género en disputa' publicada en 1990 citado como uno de los textos fundadores de la teoría queer, del que están extraídos estos fragmentos, así como de su libro de conferencias 'Deshacer el género', ambos publicados en editorial Paidós.

  1. "El feminismo ha afrontado siempre la violencia contra las mujeres, sexual y no sexual, lo cual debería servir de base para una alianza con estos otros movimientos, ya que la violencia fóbica contra los cuerpos es parte de lo que une el activismo antihomofóbico, antirracista, feminista, trans e intersexual".
  2. "En algunas ocasiones una concepción normatíva del género puede deshacer a la propía persona al socavar su capacidad de continuar habitando una vida llevadera".
  3. "Lo 'real' y lo 'sexualmente fáctico' son construcciones fantasmagóricas -ilusiones de sustancia- a las que los cuerpos están obligados a acercarse, aunque nunca puedan".
  4. "Los activistas intersex trabajan para rectificar la errónea presuposición según la cual cada cuerpo alberga una 'verdad innata' sobre su sexo que los profesionales médicos pueden discernir y traer a la luz por sí solos".
  5. "La tarea de todos estos movimientos (activistas) consiste en distinguir entre las normas y convenciones que permiten a la gente respirar, desear, amar y vivir,y aquellas normas y convenciones que restringen o coartan las condiciones de vida".
  1. "Lo más importante es cesar de legislar para todas estas vidas lo que es habitable sólo para algunos y, de forma similar, abstenerse de proscribir para todas las vidas lo que es invivible para algunos". 
  2. "Las diferencias en la posición y el deseo marcan los límites de la universabilidad como un reflejo ético. La crítica de las normas de género debe situarse en el contexto de las vidas tal como se viven y debe guiarse por la cuestión de qué maximiza las posibilidades de una vida habitable, qué minimiza la posibilidad de una vida insoportable o, incluso, de la muerte social o literal".
  1. "Comprender el género como una categoría histórica es aceptar que el género, entendido como una forma cultural de configurar el cuerpo, está abierto a su continua reforma, y que la 'anatomía' y el 'sexo' no existen sin un marco cultural".
  2. "Sin duda, el matrimonio y las alianzas familiares del mismo sexo deberían ser opciones disponibles, pero convertirlas en modelo para la legitimidad sexual es precisamente constreñir la socialidad del cuerpo de una forma aceptable".
  3. "Cuando luchamos por nuestros derechos no estamos sencillamente luchando por derechos sujetos a mi persona, sino que estamos luchando para ser concebidos como personas". 
  4. "La categoría de sexo no es ni invariable ni natural, más bien es una utilización especialmente política de la categoría de naturaleza que obedece a los propósitos de la sexualidad reproductiva". (A partir del artículo 'Feminist Issues' de Monique Wittig).
  5. "No hay ningún motivo para clasificar a los cuerpos humanos  en los sexos masculino y femenino a excepción de que dicha clasificación sea útil para las necesidades económicas de la heterosexualidad y le proporcione un brillo naturalista a esta institución". (A partir del artículo 'Feminist Issues' de Monique Wittig).
  1. "La oposición binaria masculino/femenino no sólo es el marco exclusivo en el que puede aceptarse esa especifidad (las culturas de las mujeres), sino que, de cualquier otra forma "la especifidad de lo femenino", una vez más, se descontextualiza completamente y se aleja analítica y políticamente de la constitución de raza, etnia y otros ejes de relaciones de poder que conforman la "identidad" y hacen que la noción concreta de identidad sea errónea".
  2. "El 'nosotros' feminista es siempre y exclusivamente una construcción fantasmática, que tiene sus objetivos, pero que rechaza la complejidad interna y la imprecisión del término, y se crea sólo a través de la exclusión de alguna parte del grupo al que al mismo tiempo intenta representar".
  3. "(Simone de) Beauvoir sostiene rotundamente que una "llega a ser" mujer pero siempre bajo la obligación cultural de hacerlo. Y es evidente que esa obligación no la crea el "sexo". En su estudio no hay nada que asegure que la "persona" que se convierte en mujer sea obligatoriamente del sexo femenino".

    (Fuentes: 'El género en disputa: el feminismo y la subversión de la identidad', Judith Butler, 1990, Paidós; 'Deshacer el género', 2006, al que puedes acceder aquí.).