Frases de afecto para una hermana

Mensajes de cariño para una hermana

Hermanas abrazandose
Hero Images for Getty Images

Sólo quien ha tenido una hermana sabe con exactitud lo hermoso que es contar con su compañía. Las relaciones entre hermanas son de las primeras relaciones interpersonales que los niños y niñas establecen en su vida; estas les ayudan a modelar la manera en la que se van a relacionar con otras mujeres durante su juventud y su vida adulta. Son también las primeras relaciones donde surge conflicto y con las que aprendemos acerca de la resolución de los mismos.

Nadie nos conoce mejor que una hermana y es gracias a ellas que construimos el sentido de lo que nuestra familia representa, el sentido de quiénes somos nosotros mismo y de lo que queremos ser. El amor por una hermana siempre será inmenso, aquí unas frases de amor para que te inspires y le digas, cada vez que puedas, cuánto la quieres: 

  • A pesar de que algunas veces llegaron a existir diferencias entre nosotras, y de que a veces no logremos llegar a comprendernos del todo, hay algo en lo que siempre estaremos de acuerdo, en que suceda lo que suceda siempre nos amaremos la una a la otra. Gracias por ser la mejor hermana.
  • Te he llegado a considerar como una madre, como una amiga, y a pesar de que hayamos tenido problemas en el pasado, hoy solo puedo agradecerte por todo el tiempo que has estado a mi lado. Te quiero, hermana. 
  • Nada vale más que el recuerdo de una tarde a tu lado, que todas esas veces en las que me inundó el llanto y tú estuviste ahí para brindarme tu cálido abrazo, es por eso hermana, que para mi eres irremplazable. 
  • Aunque somos diferentes y vemos la vida muy distinto, quiero que sepas que siempre he visto en ti a mi confidente y mejor amiga. Tus palabras de afecto, y también la manera en la que me dices cuándo estoy equivocada, significan todo para mí. Gracias por cuidarme y hacerme sentir importante en tu vida. 
  • 4. Hermanita, la magia de tu amor siempre ha podido transformar una mala mueca en una linda sonrisa, una experiencia agria en un dulce encuentro. Te agradezco por compartir esa magia conmigo. 
  • Hermana mía, recuerdo cuando éramos niñas y yo aprendía de ti cómo comportarme o cómo hablar. ¡Cuando lo que te gustaba a ti era lo que me gustaba a mi! Fuiste mi primer ejemplo a seguir y ahora que eres una mujer adulta yo no podría estar más orgullosa de parecerme a ti, de ser como tú eres. 
  • Porque el amor de una hermana no tiene sustituto, porque me conoces tal y como soy, porque me aceptas a pesar de todas mis fallas. Por todo eso eres y siempre serás mi hermana consentida, te quiero.
  • Lo genial de tener a una hermana, es que esa hermana es a tu vez tu mejor amiga. Tú eres la mía, y por eso te amo. 
  • A una pareja hay que buscarla con mucho cuidado, en cambio tú hermana, eres una bendición que no tuve que buscar. 
  • Querida hermana, como las ramas de un mismo árbol crecimos en distintas direcciones, pero nuestra raíz sigue siendo una misma. La vida de cada una será siendo una parte esencial de la vida de la otra. Siempre estaremos juntas.
  • Tenerte en mi vida y que seas mi familia es una bendición que no puedo sino agradecer todos los días. Tu coraje, entereza, ética de trabajo, sinceridad y buen humor siempre serán los modelos que yo voy a imitar. Eres una mujer admirable y me enorgullece llamarte mi hermana. 
  • Tal vez cuando éramos chicas buscábamos competir la una con la otra, pero ahora que hemos crecido quiero que sepas que nadie se preocupa más por ti de lo que yo lo hago. Tus triunfos son los míos, tus pesares los míos, todo lo tuyo yo lo siento propio y espero sepas que no importa la hora ni el día aquí estoy siempre para apoyarte. 
  • Hermana mía, eres un regalo para mi corazón, una amiga que engrandece mi el espíritu, el brillante tesoro de mi vida. 
  • Si alguna vez necesitas un hombro para llorar, estoy aquí para ti. Si alguna vez necesitas a alguien que te haga reír y compartir recuerdos, estoy aquí para ti. Si alguna vez necesitas a alguien con quien compartir el tiempo sin hablar, estoy aquí para ti. Estoy aquí para ti porque sé con toda seguridad que algún yo necesitaré a alguien para las mismas cosas, y que tú estarás ahí para mi, porque querida hermana, somos familia, y yo te adoro.
  • Una hermana es aquella que sin dudarlo se sienta a tu lado y es tu guía, quien es capaz de limpiar tus lágrimas y de brindarte el consejo preciso cuando más lo necesitas. Tú, para mi, eres una hermana, no solo por la sangre, si no por todo lo que me has dado. 
  • Te agradezco profundamente por ser mi ángel de la guarda, por alejarme de situaciones peligrosas, por darme las palabras de apoyo y por ser la única persona del mundo que nunca me olvida. Te quiero tanto, hermana. 
  • Agradezco siempre la honestidad de tus palabras y la manera firme en la que me das tu opinión, así no sea la que yo quiera oír. Eres generosa y siempre te voy a agradecer que te preocupes por mí y me muestres tu afecto. Te quiero hermana. 
  • Te querré por siempre y te amaré mientras me lo siga permitiendo la vida. Hasta el último de mis días, seré tu hermana.
  • No hay mejor amiga que una hermana, y no hay mejor hermana que tú.