15 Deliciosas recetas mexicanas con carne molida

La carne molida, sea de res, de cerdo -- o hasta de pollo y pescado -- es una verdadera maravilla, pues se puede utilizar en infinidad de platillos y es fácil hacer que rinda mucho al mezclarla con otros ingredientes. Sin embargo, también puede llegar a aburrir si se cocinan demasiadas veces las mismas cosas.  Si tienes carne molida en casa y quieres preparar algo nuevo, escoge alguna de las recetas mexicanas a continuación; no te arrepentirás.

01
de 05

Picadillo

Picadillo mexicano
Picadillo mexicano. foto (c) Melanie Acevedo / Getty Images

Un verdadero clásico en la cocina mexicana, el picadillo originalmente se hacía con carne picada, lo cual implicaba bastante trabajo tedioso con cuchillo para la cocinera. Hoy en día se acostumbra utilizar la carne molida (ya sea por el carnicero o en casa) y es mucho más fácil de hacer. Se come de varias maneras: simplemente al plato, de guiso sencillo; entostada o taco; como relleno parachiles rellenos, chiles en nogada y empanadas; y hasta para llenar el famoso y muy yucateco queso relleno. El picadillo es tan común y tan casero que cada cociner@ tiene su propia forma de prepararla. Para que vayas desarrollando tu propia receta, déjame sugerirte estas versiones:

  • Picadillo de carne con verduras                 
  • Picadillo especial con frutas secas
  • Picadillo de la costa (con frutas frescas)
  • Picadillo de chayote y chinchayote
02
de 05

Albóndigas

Albóndigas de pollo con champiñones
Albóndigas de pollo con champiñones. foto (c) Robin Grose

¿Habrá algo más reconfortante que un plato de albóndigas? Tal vez sí, pero estas bolitas de carne molida son excelentes para sanar cuerpo, mente y alma. Son nutritivas y llenadoras y a la vez lo suficientemente divertidas para gustar a los niños. Las albóndigas se pueden hacer en seco (para comer en taco), en salsa (para comer al plato) o en caldo (para sorber discretamente). Las hay de muchas variedades y preparadas con diversas carnes.  Para empezar, permíteme sugerirte las siguientes:

  • Caldo de albóndigas (de res o cerdo)
  • Albóndigas (de res o cerdo) en salsa de chipotle
  • Albóndigas de pollo con champiñones
  • Albóndigas de pescado en caldito
03
de 05

Pastel de carne

Pastel de carne con champinones
Pastel de carne con champiñones. foto (c) Robin Grose

Por ser un platillo que se cuece en el horno, los mexicanos tienden a comer pastel de carne (o albondigón, como también se conoce) solo en ocasiones especiales. Sin embargo, este es un magnífico alimento para el uso diario debido a que las sobras se puede aprovechar de formas muy sabrosas.  Después de disfrutar del pastel de carne en caliente, recíclalo al día siguiente en rebanadas (para hacer sándwiches), cubitos (agregados a la sopa o la pasta) o en trozos cubiertos con alguna salsa de guisado. Si fueran muchas las sobras, se conserva bastante congelado durante un par de meses, facilitando otra comida en el futuro, en la cual sólo tendrás que descongelarlo y recalentarlo. No te pierdas:

  • Pastel de carne (de res y/o cerdo)
  • Pastel de carne con champiñones
  • Pastel de jamón molido (jamondigón)
  • Pastel de atún o salmón enlatado
  • Calabaza rellena de pastel de carne
04
de 05

Sopa con carne molida

Sustancia.jpg
Rica y reconfortante sopa de carne molida con vegetales. foto (c) Robin Grose

Pocas veces se aprovecha la carne molida para hacer sopa, pero hay que remediar eso por ¡ah, qué rica sopa hace!  Con un poco de verdura picada – de los vegetales que tengas a la mano en el momento – y algunas hierbas frescas o secas, se puede preparar un caldito que resulta ser mucho más sabroso de lo que uno pensaba. O si tus gustos andan más por los sabores Tex-Mex, te recomiendo mucho un buen chili, sopa que además de carne molida lleva frijoles y puré de jitomate. Anímate a deleitarte con

  • Sopa de carne molida con verduras
  • Chili con carne
05
de 05

Hamburguesas mexicanizadas

Hamburguesa-mexicana
Una rica hamburguesa con frijoles,. jitomate, aguacate, y chile jalapeño. foto (c) Robin Grose

La hamburguesa como la conocemos el día de hoy es de origen norteamericano, pero no cuesta nada de trabajo llevarla a un nivel más alto con la adición de uno que otro ingrediente muy mexicano como son los frijoles refritos, el aguacate y unas picositas rajas en escabeche.