12 tips para preparar a los hermanos para la llegada del bebé

Convertirse en hermanos mayores es un gran evento en la vida de tus hijos. Pero, ¿lo verán ellos como algo emocionante o más bien sentirán temor?

Preparación es la clave para apaciguar las ansiedades que tus hijos puedan sentir ante la llegada de un hermanito. Nuestros doce consejos te ayudan a decidir cuándo, qué y cómo hablarles a tus hijos sobre tu embarazo.

01
de 12

Escoge el momento adecuado para comunicarles sobre tu embarazo

©Hildara Araya

Un embarazo es un concepto difícil de comprender para niños pequeños. El momento indicado para compartirlo con tus hijos depende de su edad y nivel de madurez. Considera estos factores al tomar tu decisión:

  • Capacidad de tus hijos de asimilar la noticia. A partir de los tres o cuatro años los niños tienen la capacidad de comprender tu mensaje, aunque no necesariamente sus implicaciones.
  • Cuando tu embarazo sea visible. De esta forma podrán ver los cambios en tu cuerpo y el proceso de preparación para la llegada del bebé.
  • Riesgo de pérdida. Los primeros tres meses de tu embarazo son cruciales para el desarrollo de tu bebé. Si esperas al segundo trimestre para compartir las noticias existen menos posibilidades de complicaciones drásticas.
  • Cuando tu familia y seres queridos se enteren. Guardar secretos es casi imposible para un niño. De igual forma, los adultos alrededor le hablarán sobre el bebé, entonces es mejor que tu hijo sepa la noticia primero.
  • Un ambiente estable. Si están pasando por alguna crisis familiar, empezando guardería o recuperándose de una enfermedad, espera a que el ambiente se normalice.
  • En cuanto te enteres. Si la emoción no te permite esperar, cuéntale a tu hijo. Quizá no comprenda aún las implicaciones de las noticias, pero al ver tu emoción sabrá que algo bueno está sucediendo en la familia.
02
de 12

Visita a otros bebés

Hablar sobre un bebé que todavía no puede ver es difícil para tu pequeño. Si alguna amistad o familiar ha tenido un bebé recientemente, puedes llevar a tu hijo a conocerlo. Explícale cómo ese recién nacido estuvo en la pancita de su madre y ya nació. Cuéntale que lo mismo sucederá con tu bebé, y pronto él será hermano mayor.

03
de 12

Enséñale fotos de cuando era bebé

Comprender que ellos también fueron bebés les facilita a los niños comprender el proceso. También se entusiasman porque saben que el bebé crecerá, y entonces tendrán una amigo más con quien jugar.

04
de 12

Cuéntales sobre tu embarazo con ellos

Si tienes fotografías de tus embarazos previos puedes mostrarles cómo tu pancita fue creciendo, y lo mismo sucederá con el nuevo hermanito. Utiliza lenguaje sencillo y ejemplos, ya sea hablar del bebé de alguna amistad, o ayudarte con un libro con imágenes.

05
de 12

Particípalo de tu embarazo

A nadie le gusta sentirse excluido, y mucho menos a un niño. De acuerdo a su edad y nivel de comprensión, participa a tus hijos mayores de tu embarazo y proceso de bienvenida al nuevo miembro de la familia.

Cuéntale a tu hijo lo que está sucediendo durante el embarazo. Llévalo a las citas donde el médico, déjalo que escuche los latidos del corazón y vea las imágenes del ultrasonido. Coméntale que él también estuvo en tu pancita y tuviste un embarazo igual de emocionante con él.

06
de 12

Comprende sus sentimientos

Tener un nuevo hermanito no es nada fácil: de repente debes compartir el amor y atención de tus padres, y hasta sacrificar gustos, tiempo y espacio.

Los niños más pequeños quizá no comprendan bien lo que sucede y pueden sentirse confundidos. Reconoce esas emociones y actúa para apaciguarlas. Asegúrales que tus sentimientos hacia ellos no cambiarán, y que todos serán aún más felices con la llegada del bebé.

07
de 12

Prepáralo desde antes de la llegada

©Hildara Araya

Para familiarizar a los niños con la idea de un nuevo hermanito y qué esperar, puedes utilizar libros sobre la llegada del bebé. También puedes organizar reuniones de juego con otras familias que tengan bebés, para que tus hijos concreten un concepto hasta ahora abstracto: el hermanito en tu pancita.

08
de 12

Resalta los aspectos positivos de ser hermano mayor

Coméntale todas las actividades que él puede realizar y que su hermanito no. Por ejemplo, háblale del helado o las comidas deliciosas que el bebé no puede probar, o los juegos que todavía no puede hacer. De esta forma tu hijo mayor siente que, aunque el bebé tenga mucha atención, es más divertido ser un niño grande.

09
de 12

El regalo para bebé

Durante los meses de espera, puedes entusiasmar a tu hijo permitiéndole que seleccione juguetes u obsequios para el bebé, decoraciones para el cuarto, o actividades que ellos puedan realizar con el nuevo hermanito, como libros o canciones.

10
de 12

El regalo del bebé para sus hermanos

¡El bebé tampoco puede llegar con las manos vacías! Cuando tu hijo mayor llegue a conocerlo puedes tener un obsequio para él, de parte del nuevo hermanito. De esta forma se distrae y se siente especial. Eso sí, ¡asegúrate de empacarlo en tu equipaje o en la mochila de tus hijos para el hospital!

11
de 12

Atención, atención, atención

Luego de la llegada del bebé, el interés que demuestres a tus hijos es la clave para lidiar con sus inseguridades. Recuerda que en su búsqueda de atención, los niños utilizan los recursos más efectivos para obtenerla, y esto muchas veces significa llanto, mal comportamiento, desobediencia y rechazo hacia el nuevo miembro de la familia. Adelántate a tus hijos brindándoles toda la atención que tu nuevo rol te permita.

12
de 12

Particípalo del cuidado del bebé

Dependiendo de su edad, el hermano mayor puede hacerse responsable de diferentes tareas del cuidado del bebé, ya sea entretenerlo, ayudar con el baño, o alimentarlo. Estas actividades le dan una nueva importancia a su rol de hermano mayor y, de paso, te ayudan a alivianar las tareas y a pasar tiempo con tus hijos.