12 Recetas para saborear los chiles poblanos

El poblano es uno de los chiles frescos más apreciados en la cocina mexicana por su sabor y versatilidad.  Si bien son exquisitos rellenos (de queso o de picadillo) o rellenos y cubiertos de una cremosa salsa de nuez (conocido como chiles en nogada, un platillo ultra típico de los meses de agosto y septiembre), uno no siempre cuenta con el tiempo necesario para prepararlos así.  Afortunadamente, son muchísimas las maneras en que se puede aprovechar el chile poblano en la comida diaria.

01
de 10

Arroz verde de chile poblano

Arroz verde de chile poblano
Arroz verde elaborado con chile poblano y adornado con rajas de poblano y granitos de maíz. foto (c) Ed Valdizán

El mexicano come arroz prácticamente todos los días.  Los más conocidos (y es porque son ¡bien ricos!) son el arroz rojo y el arroz a la jardinera, pero cuando hace falta un poquito más de “estilo” o simplemente algo diferente, el arroz verde de chile poblano puede ser una opción muy sabrosa. 

02
de 10

Crema de pollo y chile poblano

Crema de pollo y poblano
Muy aromática es la aterciopelada crema de pollo y chile poblano. foto (c) Robin Grose

¿El poblano en sopa?  Claro que sí – y combinado con pollo, papa y elote, ¡exquisito!   Como sucede con muchos platillos con este chile, los demás ingredientes suavizan bastante el picante del poblano, permitiendo que se disfrute de su maravilloso sabor sin dolor alguno.

03
de 10

Rajas con crema

Rajas de chile poblano con crema
Preparadas así, las rajas de chile poblano hacen un cremoso guiso para taco o tostada o acompañantes de una carne o pechuga asada. foto (c) Robin Grose

El término “rajas” se refiere a chiles en tiras, y las tiras de chile poblano preparadas con crema tienen usos variados.  Los mexicanos las comen más frecuentemente envueltas en una tortilla (estilo taco), encima de una tostada, a al plato para acompañar la carne o el pollo asado – pero no dudes en inventar tus propias combinaciones.  ¿Qué tal se antoja una torta de rajas con crema? 

04
de 10

Papas con rajas

Papas con rajas
Las papas con rajas demuestran lo exquisito que puede ser el platillo más sencillo. foto (c) Robin Grose

Las tiras de poblano se llevan muy bien con las papas.  Esta preparación también es muy versátil, pues se presta para tacos, tostadas, o acompañamiento de pollo, pescado o carne a la parrilla.  No dejes de probarlas en el desayuno con unos huevos revueltos.  Al igual que las rajas con crema, las papas con rajas se conservan bien refrigeradas y son igual o más deliciosas recalentadas.

05
de 10

Camote con chile poblano y elote

Camote con chile poblano y maíz
El camote con chile poblano y maíz es bueno para acompañar carnes asadas o comerse en taco. foto (c) Robin Grose

Son los guisos caseros como este uno de los principales argumentos para preferir la comida hecha en casa a la de los restaurantes. Si bien las papitas a la francesa son ricas y satisfacen un antojo ocasional, el camote (preparado aquí con otros ingredientes mexicanísimos) tiene más nutrientes y mucho más sabor. ¡Compruébalo!

  • Otra opción, para botanear: Tortitas de granitos de elote con chile poblano
06
de 10

Filete de pescado con rajas

Pescado con rajas de poblano
Filete de pescado blanco con chile poblano, tomate rojo y cebolla. foto (c) Robin Grose

Tal vez el pescado no es lo primero que nos salta a la mente al pensar en guisados con chile poblano, pero ¡qué bien se llevan estos dos elementos! Esta receta sencilla (además del pescado y el chile sólo lleva tomate rojo y cebolla) del sureste mexicano puede que se convierta en una de tus favoritas por fácil y ligera.

07
de 10

Pastel azteca

Pastel azteca o budín azteca
El pastel azteca consiste en suculentas capas de tortilla de maíz, pollo o carne, rajas de chile poblano y queso. foto (c) Robin Grose

Llamado también budín azteca, viene siendo una especie de “lasaña mexicana” por consistir en capas de tortillas de maíz intercaladas con pollo y vegetales, todo bañado con una deliciosa salsa verde picante.  Aunque los ingredientes son de los más cotidianos, la combinación y presentación de los mismos hace que este platillo sea digno de cualquier reunión u ocasión especial.

  • Prueba también el insólito pastel de chiles en nogada que contiene todo los sabores de los tradicionales chiles en nogada pero en una forma un poco más práctico.
08
de 10

Fideo rojo con chile relleno

Fideo rojo con chile relleno
Dos de los platos más icónicos de la cocina mexicana - los fideos secos y los chiles rellenos -- se combinan en esta sabrosa pasta al horno. foto (c) Robin Grose

Los chiles rellenos de queso no solo aparecen como platillo principal; aquí se utiliza una versión simplificada de ellos entre capas de pasta para elaborar un primer plato (o guarnición) de una comida o cena de celebración.

09
de 10

Espaguetis de chiles en nogada

Espaguetis de chiles en nogada
Todos los sabores de un platillo icónico transformados en un plato de pasta: Espaguetis de chile en nogada. foto (c) Robin Grose

Si te gustan tanto la tradición como la inovación, prueba esta pasta acompañada con todos los ingredientes de uno de los platillos más venerados de la cocina mexicana - una forma diferente de elaborar los daliciosos chiles en nogada.

10
de 10

Ropa vieja

Ropa vieja de cerdo
La ropa vieja, conocido en varios países latinoamericanos, es casi una comida completa en sí, pues contiene carne y verduras. foto (c) Robin Grose

Este guiso de carne deshilachada con verduras se prepara en muchas partes de América Latina y en cada lugar le ponen un toque particular.  Aquí lo hemos mexicanizado deliciosamente con chile poblano.  Sírvelo al plato, en tostada o en tortilla, solo o con arroz o papas.