12 molestias y dolores en el embarazo

Será la espera más mágica del mundo, pero sin duda tendrás molestias y dolores en el embarazo. Por fortuna, todo mal tiene su remedio. Repasamos las molestias más comunes en un embarazo y las mejores formas de aliviarlas.

01
de 12

Mareos y náuseas (o achaques)

náuseas en el embarazo
©Getty Images/PeopleImages

Entre las hormonas del embarazo, la baja presión sanguínea, la fatiga y el sentido del olfato más agudo, sentir mareos y náuseas es de esperar.

Los llamados "achaques" suelen aparecer en las mañanas, pero pueden darse en cualquier momento del día y durar cualquier lapso de tiempo. Usualmente los mareos y náuseas desaparecen antes del segundo trimestre.

Para aliviar esta molestia, intenta hacer cinco o seis comidas diarias de menor tamaño. Consume proteínas livianas y harinas secas, como tostada o cereal sin leche. Toma agua constantemente, evita la comida grasosa e intenta estos 12 remedios para aliviar las náuseas en el embarazo.

Si las náuseas son severas puede tratarse de hiperémesis gravídica. Procura hidratarte durante el día y consúltale a tu médico sobre las medidas necesarias.

estreñimiento en el embarazo
©Getty Images/Hmneedham

Los cambios hormonales en tu cuerpo durante el embarazo hacen que digieras la comida más despacio. Como si esto no fuera suficiente, al aumentar de tamaño, tu útero presiona los intestinos y recto, haciendo que ir al baño sea una tarea casi imposible.

Si el estreñimiento es severo puede ocasionar hemorroides, que son várices o venas inflamadas en el área del ano.

Para lidiar con el estreñimiento debes incluir fibra en tu dieta y tomar más agua. Sigue leyendo »

03
de 12

Fatiga

fatiga en el embarazo
©Getty Images/Glow Images, Inc

Estar embarazada no es un trabajo fácil. El exceso de energía que tu bebé requiere puede dejarte agotada. Para esto no hay cura más que descansar, si tus demás responsabilidades te lo permiten.

La anemia, una condición frecuente durante el embarazo, también puede ocasionar fatiga. La anemia se diagnostica por medio de un examen de sangre y puede ser tratada fácilmente con un suplemento de hierro y una dieta que incluya todos los nutrientes que necesita una mujer embarazada. Consúltale a tu médico si te preocupa la fatiga.

04
de 12

Dificultad para respirar

Respiración embarazo
©Getty Images/JGI Jamie Grill

En las etapas finales del embarazo, tus órganos internos se reacomodan para dar cabida a tu bebé. Como resultado, tu diafragma es presionado, ocasionando dificultad para respirar.

Puedes reducir la presión sobre tu diafragma descansando sobre tus manos y rodillas, y dejando que el peso de tu panza caiga. Esto te permite respirar profundo.

05
de 12

Flujo vaginal

flujo vaginal embarazo
©Getty Images/Aurelie and Morgan David de Lossy

Un aumento en tu flujo vaginal es normal durante el embarazo. Su apariencia es blancuzca o transparente y sin olor, similar a tu flujo vaginal regular pero en mayor cantidad.

Presta atención a la apariencia del flujo y si detectas algún cambio contacta a tu médico, ya que puede ser señal de otras condiciones:

  • Un sangrado puede indicar riesgo de pérdida.
  • Flujo líquido y constante durante las últimas semanas de embarazo podría ser líquido amniótico.
  • Debido al mayor flujo vaginal y cambios hormonales, la mujer embarazada también es más susceptible a infecciones vaginales. En este caso, el flujo es blancuzco y de consistencia más densa, y es acompañado de picazón en el área genital.
06
de 12

Pies hinchados

Edema embarazo
©Getty Images/Daniya Melnikova

Durante el embarazo tu cuerpo retiene líquidos, y eso puede producir hinchazón en tus pies y piernas. Para aliviarlo, utiliza zapatos cómodos y descansa con los pies hacia arriba.

Si notas que tus manos o cara se hinchan súbitamente, comunícate con tu médico de inmediato, ya que puede ser una señal de preclampsia.

07
de 12

Indigestión

Indigestión embarazo
©Getty Images/Bobbie Osborne

Conforme tu útero se expande, abarca tu área abdominal. Como resultado, el estómago es desplazado y cambia de posición, y tus intestinos quedan presionados. Los cambios hormonales también hacen que tu comida se digiera más lento. Y todo esto es receta para una indigestión inevitable.

Puedes comer platos pequeños de comida con más frecuencia para que tu estómago tenga suficiente espacio y tiempo para digerir. Y después de comer, evita acostarte, para que la gravedad le ayude también a tu estómago.

08
de 12

Manchas en la piel

manchas en la piel embarazo
©Getty Images/Science Photo Library Ian Hooton

Las hormonas del embarazo causan un aumento en la producción de la melanina, el pigmento responsable por la coloración de la piel. Como resultado, se oscurecen tus areolas, el área genital, aparecen manchas en la cara y una línea negra vertical que atraviesa tu abdomen.

Estas manchas suelen desaparecer después del parto, cuando tu balance hormonal vuelve a la normalidad. Mientras tanto, protege tu piel del sol utilizando bloqueador solar.

09
de 12

Cerebro de embarazada

Entre el cansancio, cambios hormonales, tu lista de pendientes y la ilusión del bebé que pronto nacerá, las mujeres se sienten distraídas durante el embarazo. Pero no te preocupes, porque no existe evidencia médica que compruebe este efecto y puede ser solo tu imaginación.

Si andas distraída, utiliza todos los recursos a tu disposición, como el teléfono, calendarios electrónicos, o lápiz y papel para ayudarte. Recuerda también que el descanso es la mejor cura para muchos de los males asociados con el embarazo.

10
de 12

Senos

Tus senos están preparándose para la lactancia, y por ello pueden estar más sensibles o emitir una líquido amarillo llamado calostro.

Utiliza un sostén que te ofrezca el soporte necesario y sea suave. Para que no manches tu ropa, puedes utilizar discos absorbentes para lactancia.

11
de 12

Dolor de espalda

Tu espalda carga -literalmente- con el peso de tu embarazo. Esto, además de la presión que tu útero crea en tus otros órganos, los ajustes en tus articulaciones y huesos pélvicos, y el cambio en el balance de tu cuerpo, causa dolores de espalda.

Para aliviar esta molestia, al igual que otras en el embarazo, intenta primero métodos caseros, como vigilar tu postura, descansar más y alzar objetos utilizando la fuerza de tus piernas y no la espalda.

Las contracciones también pueden manifestarse como dolores agudos en la baja espalda, por lo que debes prestar atención. A diferencia de la labor de parto, el dolor de espalda que causa un embarazo es constante. Busca también otras señales de contracciones, como el endurecimiento de tu panza y que se presenten de forma consistente y periódica. Si sospechas que puedes estar en labor de parto, consulta de inmediato a tu médico.

12
de 12

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede ser causado por los cambios hormonales, deshidratación, cansancio o estrés. Intenta primero lidiar con las causas y descansa, toma agua y relájate.

El acetaminofén es el medicamento prescrito para el tratamiento de dolores y fiebre durante el embarazo, y es aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos, (FDA, ente encargado de supervisar el uso de drogas en Estados Unidos). Sin embargo, antes de tomar cualquier medicamento, consulta primero a tu médico.

Fuentes:
Lucile Packard Children's Hospital at Stanford. Common Discomforts During Pregnancy. Accedida 27 de junio del 2011
Ronald A. Black, M.D., and D. Ashley Hill, M.D. Over-the-Counter Medications in Pregnancy. Accedida 27 de junio del 2011.
Stanford Children's Health. Molestias comunes durante el embarazo. Accedido 10 de abril del 2016.

United States Department of Agriculture. Problemas comunes relacionados con el embarazo. Accedido 10 de abril del 2016.
Women's Health.gov. Embarazo: cambios en el cuerpo y molestias. Accedido 10 de abril del 2016.