12 constelaciones para localizar a simple vista en el cielo nocturno

01
de 13

12 constelaciones para localizar a simple vista en el cielo nocturno

La Osa Mayor o Ursa Major, el Cazo o el Carro
Osa Mayor. Ilustración de Salvador Hernáez

El término constelación procede del latín: com (reunión) y stelar (brillante). Las constelaciones son agrupaciones de estrellas que se unen mediante trazos imaginarios y forman una silueta que adquieren formas singulares. Las constelaciones que conocemos en occidente, hoy la base de las 88 oficialmente reconocidas por la Unión Astronómica Internacional, pertenecían a pueblos que habitaban en el hemisferio norte, especialmente Oriente Medio, pero todos los pueblos, incluidos los del hemisferio sur o austral, han reconocido la importancia de la posición de las estrellas para su vida cotidiana, con lo cual crearon constelaciones con sus propias formas mitológicas.

La constelación ayudaba a recordar y reconocer las estrellas que servían de orientación a los antiguos navegantes y viajeros de los desiertos, así como elaborar calendarios agrícolas y religiosos. Para ayudar en la transmisión de su conocimiento se crearon mitos que contribuían a darle un carácter sagrado a su existencia y recordarlas.

Las constelaciones varían en importancia según la época o el hemisferio (constelaciones septentrionales en el norte, australes en el hemisferio sur). En Medio Oriente hace 5.600 años las constelaciones importantes eran Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis, pero 3.000 años más tarde lo eran Tauro, Leo, Escorpio y Acuario.

Homero señaló en la Odisea cuatro constelaciones de enorme importancia en su época, ocho siglos antes de Cristo: Orion, La Osa, las Pléyades (en Tauro) y el Boyero (Boötes).

02
de 13

Osa Mayor (Ursa Maior)

osa mayor, constelaciones, telescopios
Osa Mayor. Salvador Hernáez

Se trata de una de las constelaciones más usadas para ubicar el norte (como Casiopea se desplaza en círculos alrededor del polo norte, por lo cual se las denomina circumpolares), lo constata la cita de Homero en la Odisea ocho siglos antes de Cristo, quien también la denomina el Carro, como se la conoce popularmente incluso en la actualidad. Cada civilización designó esta constelación a su manera y mitología, pero curiosamente los indios norteamericanos también la identificaban con una osa seguida de sus tres cachorros (las estrellas Alioth, Mizar y Alkaid).

Alioth o Alioz es la más brillante con una magnitud de 1,76, seguida de Dubhe o Dube, un sistema estelar múltiple con una magnitud de 1,81 y que se encuentra a 124 años luz de distancia del Sol (junto con Merak señalan la dirección de la estrella polar).

Para observaciones más dedicadas y con telescopios, son de destacar las galaxias M81 y M82, además de la nebulosa M97, también conocida como Nebulosa del Búho.

En su aspecto mitológico, esta constelación se asocia con la ninfa Calisto convertida en osa por la celosa Hera, esposa del infiel Zeus, quien la sitúa en los cielos para evitar que sea cazada. Curiosamente los pueblo indígenas de Norteamérica también asociaron esta constelación con una osa y un mito de caza, según el cual las hojas de otoño se vuelven rojas por la sangre de la osa asaeteada por tres cazadores.

03
de 13

Osa Menor (Ursa Minor)

osa menor, estrella polar, constelaciones
Constelación Osa Menor. Salvador Hernáez

Aunque sólo visible desde el hemisferio norte, ha sido una constelación recurrente para los navegantes ya que su estrella más conocida es la polar que al encontrarse en la prolongación del eje de la Tierra, permanece fijo en el cielo y señala el Polo Norte geográfico. Conocida desde la antigüedad esta constelación, los fenicios la denominaron Cinosura, pero no siempre la Polar ha sido la misma estrella que actualmente (Alruccaba), ya que por ejemplo hace 5.000 años era Thuban en la constelación del Dragón (Draco). De hecho, en la edad media eran más precisas para señalar el norte las estrellas Kochab y Pherkad en el extremo de la Osa Menor que la actual polar. Ello es debido al movimiento de precesión (oscilación) de la Tierra.

Además la Osa Menor pude ser muy útil en navegación para conocer el momento del año sin necesidad de calendarios.

Mitológicamente puede asociarse con el cazador Árcade transformado en oso por Zeus para evitar que mate a su madre Calisto (Osa Mayor).

04
de 13

Tauro

tauro, pléyades, constelaciones, telescopios
Constelación de Tauro. Salvador Hernáez

Tauro es una de las constelaciones más conocidas desde tiempos remotos, ya que contiene las Pléyades, un cúmulo estelar de raigambre religiosa en todas las culturas del planeta y las Híades. Hace 5 000 años, la primavera comenzaba en Tauro y su conocimiento se remonta al menos hasta el paleolítico como se ha querido interpretar en las pinturas rupestres de Lascaux (Francia) y Altamira (España). Entre los objetos más luminosos que contiene destacan Aldebarán, Alnath y la Nebulosa del Cangrejo, restos de una supernova que explotó hace unos mil años.

Su reminiscencia mítica recuerda a la forma que adquiere Zeus para seducir a Europa, aunque también puede asociarse a la mitología egipcia donde el toro es una de las formas de Osiris. También las Pléyades y las Híades encuentran una referencia mitológica celeste en las siete hijas de Atlas y Pleyom y en las ocho hermanas del cazador Hyas por cuya muerte se lamentan en el cielo por toda la eternidad.

05
de 13

Orión

orion, constelación del cazador, rigel, betelgeuse, constelaciones
Constelación de Orión. Salvador Hernáez

Para muchos aficionados se trata de la constelación más hermosa del cielo. Conocida también como El Cazador o La Catedral del Cielo, por su gran visibilidad en los dos hemisferios (se observa en el hemisferio norte en invierno, y en el sur durante el verano) ha tenido una gran importancia en el devenir de la Humanidad.

Esta constelación se asocia a multitud de representaciones en las antiguas culturas, sobre todo con Sirio en la constelación del Can Mayor, una estrella sagrada para los egipcios que siempre estaba acompañada por Orión en su devenir por los cielos nocturnos.

Sus estrellas más brillantes son las supergigantes Rigel y Betelgeuse (asociada con Osiris en la mitología egipcia).

Como mito celeste, su nombre surge de un gigante engendrado de los orines de Zeus, Poseidón y Hermes.

06
de 13

Leo

leo, zodíaco, régulo, hércules
Constelación de Leo. Salvador Hernáez

La constelación de Leo es una de las más brillantes del Zodíaco (primaveral en el hemisferio norte y otoñal en el sur). Además de brillantes estrellas, el aficionado puede encontrar gran cantidad de galaxias dentro de su perímetro.

Su estrella principal es Régulo, conocida como "el corazón del león", 240 veces más luminosa que el Sol.

En la mitología celeste, Leo corresponde al León de Nemea, al que estranguló Hércules con sus propios brazos como uno de los 12 trabajos. Zeus colocó al león en el cielo honrando a su hercúleo hijo.

07
de 13

Escorpio

escorpio, ofiuco, antares, constelaciones
Constelación de Escorpio. Salvador Hernáez

Entre las favoritas de los astrónomos, figura la constelación de Escorpio ya que la figura que dibujan sus estrellas se asocian fácilmente con un escorpión, especialmente su cola. Se observa fácilmente en verano en el hemisferio norte y en otoño en el sur y su estrella más brillante es Antares, una supergigante roja conocida como el corazón del escorpión.

Su aparición en el cielo señalaba el tiempo de recolección para los egipcios.

La mitología celeste de esta constelación resulta muy evidente ya que se trata del escorpión que mata a Orión, lo que significa que cuando aparece el escorpión por el este, se oculta Orión por el oeste. Sólo Aclepio (la constelación de Ofiuco) cura a Orión y pisotea al escorpión, con lo cual el cazador vuelve a surgir en el cielo.

08
de 13

Can Mayor - Canis Mayor

canis mayor, canis minor, sirio, constelaciones, telescopios
Constelación Can Mayor - Canis Maior. Salvador Hernáez

Su importancia para la orientación estriba en que contiene la estrella Sirio, la más brillante del cielo nocturno, adorada por los egipcios ya que su salida marcaba las inundaciones del Nilo, aunque todas las culturas desde tiempos prehistóricos la han incorporado a su mitología.

Curiosamente ha sido identificada con un perro por civilizaciones muy distantes entre sí y relacionada con la época de lluvias en pueblos americanos, o anunciaba un cálido o angustioso verano en la antigua Grecia según se elevara diáfana o borrosa.

Para las civilizaciones del sur, señalaba el comienzo del invierno y resultaba de gran importancia como brújula estelar en la navegación para los pueblos de Polinesia, que la situaban en una constelación llamada Manu en su división del cielo.

En la mitología grecolatina, los canes (Canis Mayor y Canis Minor) siguen fielmente a su dueño el cazador Orión en su recorrido por el cielo.

09
de 13

Casiopea

casiopea, andrómeda, constelaciones, telescopios,observar estrellas
Constelación de Casiopea. Salvador Hernáez

Una de las constelaciones reconocidas desde mayor antigüedad por su peculiar forma en M o W (según época y hemisferio de observación) formada por sus cinco estrellas principales, todas ellas muy brillantes. Se trata de una constelación circumpolar que señala siempre al norte, de ahí su utilidad en navegación cuando no es visible la Osa Mayor, especialmente en latitudes templadas.

En mitología Casiopea es la madre de Andrómeda que ofrece en una ceremonia de sacrificio a Poseidón y a su enviado el monstruo marino Cetus.

10
de 13

El Boyero - Boötes

boyero, boötes, arturo, constelaciones, telescopios
Constelación del Boyero - Boötes. Salvador Hernáez

Constelación relacionada con la primavera septentrional que contiene una de las estrellas más luminosas del cielo, Arturo, tradicional en los mitos de numerosas culturas.

La cita Homero en La Odisea como de mal augurio para los navegantes, pero lo cierto es que ha sido una estrella muy adecuada para la orientación en su afán de seguir a la Osa Mayor y se la denomina "la guardiana de la osa". Viaja muy veloz, de manera que será visible sólo desde el hemisferio sur en 30.000 años y dentro de 500.000 ya no será visible.

11
de 13

Cruz del Sur

cruz del sur, cúmulo joyero, bandera de australia, bandera de brasil, constelaciones
Constelación Cruz del Sur. Salvador Hernáez

Se trata de la constelación más pequeña reconocida oficialmente, pero muy útil en orientación para los pueblos australes, ya que señala el polo sur. Aunque sólo es visible en el hemisferio sur, hace 2 000 años era posible observarla desde latitudes más septentrionales.

La constelación resulta tan popular que figura en las banderas de países como Australia, Brasil o Nueva Zelanda, aunque no son los únicos países que la representan. En la Cruz del Sur se encuentran la nebulosa Saco de carbón y el cúmulo estelar del Joyero.

12
de 13

Acuario

acuario, ganímedes, sadalsuud, sadalmelik, constelaciones
Constelación de Acuario. Salvador Hernáez

Una de las constelaciones conocidas más antiguas. Su nombre no procede de la mitología grecolatina (donde se conocía como Ganímedes, hoy relegado a satélite de Júpiter, aunque sea el más grande del sistema solar), sino sumeria, la cual denominó así a esta constelación en honor al dios An, quien derrama el agua desde sus hombros hasta la Tierra.

Al tratarse de una constelación tan extensa, incluye 56 estrellas observables entre las que destacan Sadalsuud, Sadalmelik.

En la mitología griega, el pastor Ganímedes, como se conocía a esta constelación, se convirtió en copero de los dioses tras llevárselo Zeus al Olimpo prendado por su belleza.

13
de 13

Géminis

geminis, cástor, pólux, constelaciones, telescopios
Constelación de Géminis. Salvador Hernáez

Géminis es una constelación que destaca por sus gemelos, las estrellas Cástor y Pólux quienes en la mitología habían nacido del huevo que puso Leda como resultado de sus devaneos amorosos con Zeus trasmutado en cisne.

Cástor es un sistema estelar séxtuple y Pólux la estrella gigante más cercana al Sol, a cuya órbita se ha formado un sistema planetario con al menos el planeta extrasolar Pólux 3, el triple de grande que Júpiter.

Esta constelación contiene dos objetos que atraen la atención de los astrónomos aficionados: NGC2392 (Nebulosa del Esquimal o Cara de Payaso) y el cúmulo galáctico M35.