11 tips para aliviar el estreñimiento en el embarazo

estreñimiento en el embarazo
©Getty Images/Hmneedham

El estreñimiento en el embarazo afecta al 50% de las futuras madres y es causado por cambios hormonales y fisiológicos en tu cuerpo. Aunque molesto, es un síntoma fácil de prevenir y tratar modificando tu dieta y consumiendo algunos alimentos específicos para facilitar tu flujo digestivo (eso sí, ten en cuenta que no todos los remedios caseros son seguros durante el embarazo).

En la mayoría de los casos, el estreñimiento no causa problemas más allá de la incomodidad, pero si le acompañan sangrados, dolores severos, deshidratación u otras señales de alerta sí puedes requerir atención médica.

Causas del estreñimiento en el embarazo

En el embarazo abundan las posibles causas de estreñimiento. Durante el primer trimestre, las hormonas son las principales responsables. El aumento de progesterona en tu cuerpo ayuda a mantener los músculos uterinos relajados para facilitar su expansión. Desgraciadamente, el efecto relajante también afecta tu sistema digestivo, lo que hace que los músculos en tu estómago e intestinos procesen y empujen el alimento más despacio y con menos fuerza. A la hora de dar del cuerpo, esto significa que no tienes la ayuda interna necesaria para evacuar. Si además sufres náuseas en el embarazo, la falta de hidratación adecuada puede alterar la consistencia de las heces.

Los cambios en tu dieta y la falta de fibra, ya sea por antojos, repulsión a los alimentos o la variación en su procesamiento, pueden interferir con la limpieza adecuada del sistema digestivo. Además, el hierro, un componente importante en las vitaminas prenatales y suplementos nutricionales durante el embarazo, también contribuye al estreñimiento.

Otras causas comunes de dificultades digestivas son el estrés y la ansiedad –¡de eso tienes bastante durante estos nueve meses!–, y el sedentarismo. Hacia el final del embarazo, tu útero creciente pone presión sobre la parte baja de tu sistema digestivo, dificultando el paso por los intestinos y el recto.

Cómo aliviar el estreñimiento en el embarazo

  • Distribuye tus comidas a lo largo del día: porciones pequeñas en cinco tiempos en lugar de tres grandes comidas al día.
  • De forma gradual, aumenta tu consumo de alimentos con alto contenido de fibra, como cereales integrales, panes altos en fibra, frutas deshidratadas o frescas, y vegetales. Tu objetivo es consumir 25-35 gramos de fibra al día.
  • Evita alimentos que contribuyen al estreñimiento, como carbohidratos refinados (cereales, panes, pastas y arroz blancos).
  • Toma al menos 10 tazas de agua, que es la cantidad promedio recomendada durante el embarazo.
  • Consume probióticos activos, un nutrimento que encuentras en comidas como el yogurt, pepinillos y miso (asegúrate de que sean pasteurizados) . Los probióticos ayudan a las bacterias intestinales a procesar los alimentos y agilizar su paso por el sistema digestivo. 
  • Mantente activa. Si bien el embarazo no es el mejor momento para probar nuevos deportes o intentar rutinas de alto impacto, realizar algún tipo de ejercicio ayuda a controlar el aumento de peso en el embarazo, mejorar tu resistencia y fortalecer tus músculos (ambos muy útiles a la hora del parto), y a prevenir el estreñimiento. El yoga, la caminata, natación y bicicleta estacionaria son buenas opciones para ejercitarte durante el embarazo, aunque siempre es mejor que le consultes a tu médico antes de empezar cualquier nueva rutina y tomes en cuenta las precauciones y señales de alerta.
  • Para prevenir el estreñimiento causado por el hierro o vitaminas prenatales, procura hidratarte bien antes y después de tomar el suplemento. Si los problemas persisten puedes pedirle a tu médico que revise tu dosis o te recomiende una marca diferente. También puedes aumentar tu dosis de hierro gradualmente, para darle chance a tu sistema de ajustarse.
  • Incluye alimentos que favorecen el flujo digestivo, como las ciruelas deshidratadas, el jugo de ciruela y el kiwi. Sin embargo, ten cuidado de no abusar, pues el efecto laxante de algunas comidas puede afectar tu embarazo.
  • A la hora de ir al baño, tómate tu tiempo y escucha las señales de tu cuerpo.
  • No tomes té o remedios naturales sin consultarle a tu médico. Algunas de estas sustancias pueden causar sangrados, parto prematuro o muerte fetal. Esta precaución incluye tés de hierbas y plantas medicinales comunes como la manzanilla y ginseng.
  • De ser necesario, tu médico puede recomendarte suplementos de fibra o ablandadores de heces, pero deja estas medidas como último recurso y no tomes ningún producto sin supervisión médica. No utilices medicamentos laxantes porque estos pueden inducir contracciones.

Complicaciones

El estreñimiento suele ser inofensivo, más allá de la incomodidad que te causa. Sin embargo, el esfuerzo constante al dar del cuerpo puede causarte hemorroides, venas inflamadas en el ano que pueden sangrar o causar comezón o dolor. La mejor forma de prevenirlos es contrarrestando el estreñimiento.

En casos extremos, el estreñimiento, aunado a la debilidad de los músculos pélvicos, puede causar un prolapso de los órganos pélvicos. Alerta a tu médico si tienes sangrado, dolores punzantes o no puedes dar del cuerpo por varios días.  

Fuentes:
Bradley, Catherine S. MD., et al. Constipation in Pregnancy: Prevalence, Symptoms and Risk Factors. En: Obstetrics & Gynecology. 2007 Dec; 110(6): 1351-1357. Accedida en línea 21 de marzo del 2016.
Rungsiprakarn P., et al. Cochrane Review: Interventions For Treating Constipation in Pregnancy. Accedida 21 de marzo del 2016.
Trottier, Magan, MSc, et al. Treating Constipation During Pregnancy. En Canadian Family Phusician. 2012 Aug; 58(8): 836-838. Accedida en línea 21 de marzo del 2016.