10 razones para seguir la dieta pescetariana

La dieta pescetariana es semivegetariana y permite comer pescado y marisco

Qué es la dieta pescetariana
Si no te atreves a dar el salto a la dieta vegetariana, puedes probar con la pescetariana que permite el consumo de pescado y marisco. Frank P wartenberg / Getty Images

Pregunta: ¿Qué es la dieta pescetariana?

Respuesta: La dieta pescetariana es un plan de alimentación que excluye el consumo de animales terrestres pero que permite consumir pescado y marisco. Al igual que los ovo-lacteo-vegetarianos, los seguidores del pescetarianismo comen fundamentalmente frutas, verduras, semillas, cereales y legumbres pero, en ocasiones, también alimentos marinos. De esta manera, evitan la deficiencia de vitamina B12, que solo se encuentra en productos de origen animal.

 

Ser pescetariano puede ser una opción permanente o un paso hacia la dieta vegetariana si lo que te preocupa es evitar el sufrimiento de los animales pero no te ves aún preparado para dar el salto al vegetarianismo. Y los días de cuaresma, en los que no se come carne, pueden ser un buen momento para planteártelo. 

También te puede interesar: 10 consejos para empezar una dieta vegetariana

¿Qué beneficios tiene esta dieta? 

Los beneficios de la dieta pescetariana son parecidos a la dieta mediterránea tradicional basada, fundamentalmente, en alimentos vegetales y que adquiere la proteína animal a través de los alimentos marinos (aunque en la dieta mediterránea actual también se come carne). Gracias a ellos se obtienen nutrientes esenciales para mejorar drásticamente la salud. Es el caso de los antioxidantes (fundamentalmente de los vegetales) y otros nutrientes del pescado. 

Por ejemplo, el consumo de pescado azul (salmón, arenques, sardinas, atún...) se ha asociado con un menor riesgo de problemas de corazón y menor deterioro cognitivo.

Esto es debido a que estos alimentos son fuentes de ácidos grasos poliinsaturados omega 3. 

¿Qué tan sanos son los Omega 3?

Existen diversos tipos de omega 3. Los fundamentales son los ALA (alfa-linolénico), el DHA (docosahexaenoico), el DPA (docosapentaenoico) o el EPA (ecosapentaenoico). El pescado azul y el marisco contienen DHA y EPA.

Las nueces y frutas como el aguacate contienen también ácidos grasos omega 3 pero del tipo ALA. 

Según explica la Fundación Española del Corazón, los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 son sustancias imprescindibles para gozar de buena salud. Su consumo regular ayuda a mantener unos niveles de colesterol óptimos, a subir el colesterol bueno y bajar el malo y, de esta manera, proteger el corazón. 

Otros estudios sugieren que los omega 3 refuerzan el sistema inmunológico y podrían tener un papel preventivo en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide o el lupus, así como el cáncer o el asma.

También hay investigaciones que han asociado estas grasas con la prevención de un tipo de ceguera producida por la degeneración macular.  

Por último, algunos trabajos sugieren que el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 también contribuye a mejorar el estado de ánimo

También te puede interesar: 10 alimentos para prevenir la depresión 

Baja en grasas saturadas 

Obtener la proteína animal de fuentes marinas también disminuye la cantidad de grasas saturadas en la dieta y, por supuesto, la de grasas trans, las más nocivas para la salud. 

Aunque las últimas investigaciones son más indulgentes con las grasas saturadas, los expertos siguen recordando que su abuso aumenta el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas como la diabetes o del corazón.

No son tan permisivos con las grasas trans. Estas se han considerado tan dañinas que países como Estados Unidos han obligado a la industria alimentaria a eliminarlas de sus dietas. Son las responsables directas del aumento del colesterol malo y daños en el corazón y sistema circulatorio que pueden acabar en infarto o ictus. 

El pescado, sin embargo, es bajo en grasas malas y rico en buenas, como hemos dicho en el punto anterior. Además, contienen otras vitaminas y minerales que también son necesarios para un buen funcionamiento del nuestro organismo. 

Ver también: 13 alimentos con grasas trans y que quizá no sepas que las llevan

Vitaminas y minerales en la dieta pescetariana 

La dieta pescetariana no significa comer solo pescado. Es, como decíamos, una dieta fundamentalmente vegetariana en la que se introducen los alimentos marinos como proteína animal.

Debido a ello, las personas que optan por este tipo de alimentación consumen todos los nutrientes de los alimentos vegetales más las vitaminas y minerales del pescado. 

El pescado es rico en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B12). Los pescados más grasos, como el azul, también son ricos en vitamina A y D. 

El marisco, por su parte, es un alimento altamente nutricional. Es rico en vitamina E (poderoso antioxidante), del grupo B, en especial ácido fólico y vitamina D. 

Tanto el pescado como el marisco contienen minerales que nos ayudan a controlar la presión arterial, ejercen un efecto positivo en el sistema nervioso central y pueden prevenir la anemia (en especial los berberechos o las almejas por su contenido en hierro) o la osteoporosis (por la riqueza en calcio de alimentos como los langostinos o los chipirones). 

Pescetarianos y medioambiente 

También se dice que la dieta pescetariana es más respetuosa con el medioambiente puesto que, al no consumir carne de animales terrestres, se reduce la explotación animal en granjas. Por ejemplo, las vacas emiten a la atmósfera gran cantidad de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. 

Como conclusión, estas son nuestras 10 razones para hacerte pescetariano:

  1. Tomarás más antioxidantes y podrás prevenir el envejecimiento prematuro 
  2. Mejorarás la salud de tu corazón 
  3. Podrás prevenir un tipo de ceguera por degeneración macular 
  4. Incluso puedes alejar el riesgo de cáncer 
  5. Tiene un efecto preventivo frente enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide
  6. Ejerce un efecto positivo sobre el estado de ánimo 
  7. Previene el deterioro cognitivo y, por tanto, el mal de alzhéimer
  8. Te será más fácil tener un peso corporal saludable 
  9. Proteges tu entorno y contribuyes a la reducción de emisión de gases invernadero
  10. Aunque no seas un vegetariano estricto que no consume animales y evita su sufrimiento, estás a un paso más cerca de serlo

 

Referencias: 

Review: Artemis P. Simopoulos, MD, FACNOmega-3 Fatty Acids in Inflammation and Autoimmune Diseases. Journal of the American College of Nutrition, Vol. 21, No. 6, 495–505 (2002)

Farshid Guillac (et al.) Dietary fatty acid content regulates wound repair and the pathogenesis of osteoarthritis following joint injury. Ann Rheum Dis doi:10.1136/annrheumdis-2014-205601

Fundación Española del Corazón (FEC). El consumo diario de omega 3 contribuye a mantener los niveles normales de colesterol