10 formas de sentirte mejor después de una ruptura

La naturaleza y un buen libro son una maravillosa compañía
La naturaleza y un buen libro son una maravillosa compañía. Betsie Van Der Meer / Getty Images

Tanto si tu pareja te ha dejado y tienes el corazón roto como si tomaron la decisión entre los dos y sientes cierto alivio, la ruptura de una relación provoca un terremoto interno. Ira, tristeza, euforia, remordimiento, dudas; las emociones se agolpan y se suceden a un ritmo vertiginoso. Pero tú tienes que continuar con tu día a día. Es buena idea contar con una lista de cosas que te harán sentir mejor y recurrir a ellas en los ratos libres o los momentos críticos.

Aquí tienes 10 sugerencias, pero te animamos a que completes la lista con tus propias “recetas” y la cuelgues en un lugar visible de tu casa.

1. Come lo que te gusta. A algunas personas, el desamor les cierra el estómago, pero para muchas otras la comida es verdadero alivio del dolor emocional. Chocolate, helado y carbohidratos te consolarán siempre y cuando no te arrojes sobre ellos compulsivamente. Si la cocina te da placer, prepara algo rico. Si no, vete a comer a casa de mamá o a ese café donde sirven un delicioso brunch. Sea como sea, permítete ese placer.

2. Escucha música. La música tiene el poder de atravesar la barrera de nuestra mente racional y conectarnos directamente con el corazón. Tal vez estés triste pero no consigas llorar, te sientes furiosa y no sabes cómo sacarlo fuera o quisieras explicar lo que te ocurre pero no encuentras las palabras. Deja que tus artistas favoritos lo digan por ti.

Aquí encontrarás una interesante lista de canciones para escuchar tras una ruptura.

3. Encuentra una distracción. Este es el momento perfecto para comprarte un libro de los que enganchan, ir al cine a disfrutar las películas más interesantes de la cartelera o descubrir una serie que te guste tanto que no puedas dejar de ver una temporada tras otra cuando llegas a casa después del trabajo.

El objetivo es dejar de darle vueltas a la cabeza y de analizar los motivos de tu fracaso sentimental, al menos por un rato.

4. Conecta con la naturaleza. La vida urbana está llena de tentaciones que aliviarán tu dolor… momentáneamente, pero la naturaleza ofrece verdadera paz de espíritu. Una escapada o un simple paseo por un bosque, una playa o el parque más cercano te aportarán serenidad y consuelo. Considera la naturaleza como una madre que acoge, acaricia y ama. Abraza un árbol. Contempla el cielo. Deja descansar tu espalda dolorida sobre el césped. Es gratis y delicioso.

5. Escribe. Abre tu diario o tu blog y deja que fluyan tus sentimientos. No hace falta que pretendas escribir un relato de calidad literaria. Simplemente permite que tu ser se exprese. Te sentirás mucho mejor e incluso descubrirás que a medida que escribes comprendes mejor lo que sientes o encuentras respuestas a tus interminables porqués. Es el poder mágico y transformador de la escritura.

6. Descansa. Ahora estás hipersensible y probablemente añoras los abrazos y el calor de alguien que te arropa y duerme a tu lado. Cuando te sientas así no se momento de correr a hacer cosas para no sentir tu dolor. Por el contrario, pon tus mejores sábanas, perfuma la cama, abraza a tu peluche favorito y regálate una interminable siesta o una sesión de cine acurrucada bajo tu edredón.

Ten clínex cerca de ti. No temas a tu propio dolor: llorar te aliviará y ayudará a que se cierre antes la herida.

7. Muévete. Después de la siesta, ponte en marcha. Dar un paseo o practicar yoga mejoran tu circulación sanguínea y te hacen generar endorfinas (hormonas del bienestar). Si eres muy activa o la ruptura no te ha puesto triste sino más bien excitada y hasta furiosa, corre, monta en bicicleta, practica boxeo… necesitas descargar toda esa tensión que afecta al cuerpo y a la mente. Si el deporte no te va mucho, baila. Sea como sea, mueve el cuerpo. El dolor se queda atrapado en él y es necesario liberarlo para sentirnos mejor.

8. Haz esas cosas que con tu pareja no podías. Porque a él no le gustaban, porque no encontrabas la ocasión, porque eran incompatibles con su vida en común… No importa el motivo, sino darte permiso para hacerlas.

Ese será, probablemente, el primer momento posterior a la ruptura en que te sentirás maravillosamente bien, ya que no hay nada como amarte a ti misma y aprender a ser feliz sin necesidad de tener pareja.

9. Busca la compañía de tus amigos. Si te sientes fatal no te aísles, porque solo te conducirá a darle vueltas obsesivamente a la ruptura o actuar de forma autodestructiva. Busca a tus amigos, esos seres maravillosos capaces de escuchar el relato de tus pesares una y otra vez, y que están ahí para escucharte, animarte, decirte que eres maravillosa y estar a tu lado mientras recuperas las fuerzas. Aprovéchalo: habla, desahógate, llora, ríe, haz confesiones…

10. Respira. Es la forma más sencilla de sentirnos mejor, aunque generalmente no somos conscientes. La tristeza, el estrés o el enfado nos hacen respirar de forma entrecortada, así que detente a llenar todo tu organismo de oxígeno tomando aire desde el estómago, y procura fijar tu atención en el modo en que el aire entra y sale de tu cuerpo. Al cabo de solo dos o tres minutos te sentirás más calmada, con más energía y, aun si solo lo logras por unos segundos, con más paz mental.