10 cosas que NO debes hacer en San Valentín

errores de San Valentín
Cuidado con los errores en San Valentín. Spiderstock

El Día de los Enamorados llega cargado de consejos, ideas y sugerencias par disfrutar en pareja. Pero para tener la fiesta en paz, te recordamos las 10 cosas que no debes hacer en San Valentín.

Si tienes pareja

  • No le compres un regalo de última hora. ¿Lo dejaste para “más adelante” y al final resulta que te has quedado sin tiempo de comprar un regalo decente? Bueno, siempre están las tiendas que abren 24 horas y venden cajas de bombones y flores. Sí, es cierto, pero reconoce que las flores parecen de plástico y que los bombones no están mal, pero no son los mejor presentados del mundo. De verdad, si compras algo así se nota mucho que lo haces para salir del paso. Es mejor recurrir a la imaginación y escribirle una notita divertida con un “vale por... (lo que se te ocurra)” o incluso una carta de amor, que es gratis pero vale muchísimo más que cualquier regalo de última hora.

  • Ni le hagas el típico regalo. Los más vendidos en San Valentín son los ramos de flores, los muñecos de peluche y las cajas de bombones. ¿Qué tienen de malo? Nada, en realidad. Son regalos tiernos y bonitos... pero están muy vistos. Seguro que puedes ser más original. Además, piensa que tu pareja ya ha tenido antes otras parejas que le regalaron todo eso. ¿Verdad que te apetece marcar la diferencia? Tampoco te vayas al otro extremo de hacerle un regalo carísimo o exagerado, especialmente si llevan poco tiempo juntos.

  • No le montes una escena de película. Está bien dedicar un día a entrar en el juego de celebrar San Valentín, que al fin y al cabo es una fiesta comercial (la Iglesia católica ni siquiera tiene claro que existiera este santo), pero es suficiente con un detalle. El amor de verdad se demuestra día a día. Así que no tiene sentido que te pases de romántico o que elijas ese día para declararle tu amor o pedirle matrimonio. Todo sonará un poco demasiado exagerado.

    Si te acaban de dejar

    • No te burles de tus amigos enamorados. Puede que te sientas tentada de reírte de los enamorados, de ridiculizar sus sentimientos y de gritar al mundo que San Valentínes una farsa. Pero es mejor que te guardes tu opinión, porque tu sarcasmo puede ofender a tus amigos que sí tienen pareja y son felices con ella.

    • No utilices Facebook para airear tu amargura. Expresar tu opinión por escrito es tentador, sobre todo en las redes sociales, donde nadie te puede interrumpir o contradecir. Pero no es la mejor manera de desahogarte. Tus amigos pensarán que estás demasiado dolida y les darás lástima, sobre todo si te da por escribir después de beber unas copas de más.

    • No llames o escribas a tu ex. Si te dejó, ¿de verdad crees que se merece que sigas pensando en él el Día de los Enamorados? Es mejor que borres su número. Y si la tentación es demasiado fuerte, llama mejor a una buena amiga con la que puedas desahogarte hasta quedarte en paz. Después, ríete con ella y pasa página.

    Si estás soltera

    • No te lamentes porque "nadie te quiere". Sí, puede ser que el Día de los Enamorados te pille con las defensas bajas, y que te sientas triste porque te gustaría tener a alguien especial con quien disfrutar de una cena romántica, y en lugar de eso estás en casa sola, aburrida y en pijama. Bueno, piensa que es una celebración comercial y que, como decía Escarlata O'Hara, “mañana será otro día” y vendrá cargado de nuevas posibilidades. También puedes escribir una lista con las ventajas de estar soltera, que son muchas.

    • No te compares con tus amigas felizmente emparejadas. Las comparaciones son odiosas, porque siempre va a haber alguien más guapo, más rico, más feliz o más enamorado que tú. O eso te parece, porque ante todo las comparaciones son totalmente subjetivas. Deja de creer que la hierba es más verde en el jardín del vecino, porque no es verdad. Puede que tus amigas exhiban su felicidad, pero puedes estar segura de que también discuten con sus parejas, pasan por crisis e incluso añoran los días en que vivían solteras y despreocupadas.

    • No te pongas en plan “¡Porque yo lo valgo!”. Por supuesto que lo vales, porque eres una persona única y valiosa, sin importar tu estado civil. De verdad, no necesitas publicar una foto luciendo morritos en las redes sociales para demostrar que eres sexy y feliz aunque no tengas pareja. Ese tipo de comportamientos en realidad consiguen el efecto contrario: que la gente piense que no te quieres demasiado y necesitas demostrar lo maravillosa que eres (aunque ni tú misma te lo crees).