10 cosas (no sexuales) que puedes hacer para mejorar tu relación de pareja

Ten tu propia vida... y luego compártela con él
Ten tu propia vida... y luego compártela con él. Allison Michael Orenstein / Getty Images

Comprarte lencería o maquillarte con esmero harán que tu pareja te vea guapa y seductora, pero hay otras cosas que puedes hacer para mimar tu relación amorosa, y que no pasan por "hacer terapia de pareja" o "esforzarte en mantener la chispa encendida". Te contamos las 10 cosas (no sexuales) que puedes hacer para mejorar tu relación de pareja. 

1. Disfruta de la naturaleza. Una persona estresada no es sexy.

Y además, las preocupaciones y los agobios dejan la libido por los suelos. Una excursión a la playa o al bosque o simplemente un paseo por el parque con tu mascota y un buen libro te conectarán de nuevo con la tierra y con tu energía femenina. Así lograrás salir de tu cabeza y volver a sentir tu cuerpo, la exuberancia de la vegetación, el olor a tierra mojada, la belleza de los árboles en otoño. Y esa sensualidad se quedará prendida en ti.

2. Imprégnate de romanticismo. Para evitar que las rutinas y los pequeños asuntos del día a día sean todo lo que ocupa tu mente, concédete tiempo para escaparte al cine a solas y ver una película de amor, o bien para pasar una tarde en un café leyendo una novela romántica. En las historias de otros reconocerás tus propios sentimientos, y eso te conectará con las razones por las cuales amas a tu pareja, inspirándote nuevas formas de decirle “te quiero”.

3. Haz ejercicio. Primero, porque te sentirás más saludable y atractiva. Y segundo, porque es ideal para deshacer las tensiones, incluyendo las que se crean a causa de la convivencia.Respira hondo… y suelta.

4. Juega delante del espejo. Pruébate toda tu ropa, inventa nuevos conjuntos, libérate de esas prendas que te quedan estrechas o grandes, que te hacen sentir apagada o te transportan a recuerdos amargos.

Maquíllate, ponte toda la lencería, hazte fotos… Diviértete con tu imagen. Te sentirás mucho más sexyy segura de ti misma cuando vayas a elegir qué ponerte.

5. Vete de viaje sola o con amigos, por el placer de disfrutar a tus anchas sin tener que consensuar todas las decisiones ni adaptar tus horarios a los de tu pareja. Pon una sana distancia… para poder echarle de menos y estar deseando volver para contarle todas las cosas que te han pasado durante tu fantástico viaje.

6. Ten una amiga del alma, alguien a quien poder hablarle de tu relación, con quien poder llorar, reír y desahogarte, y que al ser mujer comparta contigo las conversaciones que a un hombre no le interesan. Y ten también un buen amigo varón, pues es muy sano poder hablar con alguien del otro sexo y comprender sus procesos y su forma de pensar, sin la presión que se produce cuando se trata de tu pareja. Habla con él de sexo y sentimientos y después escucha lo que él te cuente al respecto, pues los dos aprenderán mucho.

7. Repasa tus viejas fotos. Toma una taza de té y siéntate en un sillón cómodo a mirar tus viejos álbumes. Transpórtate a otras épocas de tu vida, cuando tu pareja aún no había entrado en escena. Revive los sueños de aquella jovencita que tenía la vida por delante y anhelaba conocer a su hombre.

Regocíjate por todos tus triunfos, experiencias, encuentros… y sobre todo por haber encontrado a ese amor. Cerrarás el álbum valorando más su presencia en tu vida. 

8. Recibe un masaje. Es excelente para aliviar las tensiones del cuerpo y la mente, deshacer las contracturas que se producen por las malas posturas o por el estrés. Y además es una maravillosa herramienta para devolver la atención al cuerpo y a sus sensaciones, lo cual te hará sentir más presente, más ligera, más dispuesta a abrazar tu sensualidad y la de tu pareja, a disfrutar de la relación íntima.

9. Observa a otras parejas. Túmbate en el sofá a ver un reality de familias o parejas, y aprende de los consejos de los asesores mientras disfrutas del placer de colarte en otras vidas y compararlas con la tuya. Esto no hace daño a nadie y te permitirá darte cuenta de que, de puertas adentro, todos tenemos nuestras rarezas, manías y problemas, y la vida no tiene nada que ver con las postales de felicidad perfecta que muestran las revistas o las películas deHollywood.

¡Viva la imperfección!

10. Cultiva un hobby. Algo que te apasione hacer, y a ser posible que implique trabajo físico: cocinar dulces, cuidar el jardín, patinar sobre hielo… Todo ello apartará tu cabeza de los problemas, la negatividad y las preocupaciones. E incluso de las tentaciones. Así que entrégate a tu pasión (y alégrate si tu pareja también tiene un hobby).