10 consejos para un parto sin dolor

El trabajo de parto duele; nadie te lo puede negar. Sin embargo, unos cuantos trucos de relajación, presión sobre puntos específicos en tu cuerpo, masajes, respiración, posiciones y ejercicios te pueden ayudar reducirlo significativamente y hasta alcanzar un parto sin dolor.

01
de 10

Ejercicios de respiración

respiración para manejo del dolor
©Getty Images/JGI Jamie Grill

La respiración controlada cumple varias funciones: te distrae del dolor, lleva más oxígeno a tu cuerpo y al bebé, y calma las náuseas y otras molestias que puedas sentir. Más que un patrón específico, se trata de respirar de forma rítmica, conciente y continua. Intenta estas técnicas de respiración para manejar dolores de parto, escoge una o dos con las que te sientas más cómoda, y practícalas todo lo que puedas para que te sean más naturales a la hora del trabajo de parto. 

02
de 10

Intenta posiciones neutrales

Posiciones para el parto natural
©Getty Images/Ruth Jenkinson

Durante el trabajo de parto no es necesario que te quedes acostada. En realidad, mientras no estés conectada a equipo y tu médico lo permita, tienes la libertad de moverte y adoptar la posición que te traiga más alivio: 

  • Las posiciones verticales usan la fuerza de gravedad a tu favor y ayudan al bebé a descender. Puedes sentarte de cuclillas (que de paso flexibiliza tu pelvis), caminar, utilizar una silla de parto o sentarte en la cama.
  • Las posiciones neutrales dejan que tu bebé descanse de forma horizontal. Puedes acostarte de lado o colocarte sobre tus rodillas y manos para aliviar el dolor de espalda, controlar el ritmo en un parto acelerado y ayudar a la rotación del bebé.
  • Detalles completos en Posiciones para un parto natural más fácil 

Variar tu posición con frecuencia también te ayuda a mejorar la circulación, y esto puede reducir dolores musculares relacionados con la labor de parto.

03
de 10

Acupresión

manejo del dolor
©Getty Images/Denis Kartavenko

En la acupresión se emplean los mismos puntos que en la acupuntura, pero en lugar de agujas se aplica presión con los dedos -por eso también se le llama digitopuntura.

Según la teoría detrás de esta medicina tradicional china, energía fluye a través de canales en tu cuerpo y desemboca en diferentes puntos en tu piel. Las agujas o presión aplicada a estos puntos puede traer alivio en las partes de tu cuerpo donde se origina el flujo de energía. 

Aunque la base científica de la acupuntura es controversial, un estudio médico sí apunta a los beneficios de la acupresión aplicada al punto llamado BL32, que se ubica en tu baja espalda, entre dos y tres pulgadas por arriba del surco interglúteo y una pulgada hacia ambos lados (más o menos donde ves los hoyuelos de la espalda). Según la investigación, la presión aplicada a este punto reduce la ansiedad de las madres, acorta la duración del trabajo de parto y reduce la necesidad de cesárea. 

04
de 10

Masajes

masaje para manejo del dolor
©Getty Images/Ruth Jenkinson

Los masajes hacen que tu cuerpo emita calmantes naturales que te ayudan a lidiar con el dolor. Aplicar presión sobre los músculos tensos o utilizar compresas calientes pueden también ayudar a relajarte.

El masaje puede ser suave, como un leve rozar de tu piel, o tan fuerte como lo desees. Movimientos circulares suelen ser efectivos. Tu acompañante se puede concentrar en los hombros, el área del sacro (la base de tu columna vertebral), la espalda completa o por secciones, y los glúteos según prefieras. Más detalles en ¿Puedo tener masajes en el embarazo?

05
de 10

Acude a una doula

trabajo de parto
©Getty Images/Kristen Johansen

Una doula es, básicamente, tu asistente personal durante el trabajo de parto. Se trata de una profesional entrenada en técnicas de manejo del dolor, las necesidades de la madre y el proceso del trabajo de parto, quien se encarga de acompañarte, apoyarte física y emocionalmente, y guiarte durante el trayecto.

Según investigaciones de la Organización Mundial de la Salud, la presencia de una doula durante el parto reduce la duración del trabajo de parto, el nivel de ansiedad de la madre, y la necesidad de intervenciones como anestesia epidural, un parto inducido, cesáreas y nacimientos asistidos por fórceps o ventosa. Las madres que cuentan con una doula durante el parto también reportan mayor éxito al establecer la lactancia materna y menor incidencia de depresión posparto.

Más información sobre la labor de una doula en La doula y doula posparto: ¿Quién es y qué hace?  

06
de 10

Ejercicios con pelota de parto

trabajo de parto
Mover tus caderas de lado a lado mientras te sientas sobre una bola para el parto te ayuda a manejar el dolor, ampliar tu pelvis y al descenso del bebé. ©Getty Images/Images Source/Stuart Westmorland

La pelota de parto es una bola grande inflable, igual a las que se usan para practicar yoga o ejercicios abdominales. Durante el trabajo de parto, puedes utilizarla para ejercicios sentada sobre la pelota o apoyada sobre ella para aliviar el dolor de espalda, favorecer el cambio de posición del bebé, ayudar a abrir tu pelvis y fomentar el descenso del bebé. Encuentra los detalles completos en Manejo del dolor en el parto: ejercicios con pelota de parto.

07
de 10

Relajación, ritmo y ritual

manejo del dolor trabajo de parto
©Getty Images/ERProductions Ltd

"Las tres R", como se le conoce al uso de relajación, ritmo y ritual para el manejo del dolor durante el parto, utilizan el poder de tus instintos, el hábito y el control racional. Más que técnicas específicas, se trata de que encuentres los métodos más efectivos y naturales para ti y los practiques de forma consistente. Aprende todos los detalles de este método en Cómo mantener el control durante el trabajo de parto: relajación, ritmo y rituales para el manejo del dolor.

El término "las tres R" fue acuñado por Penny Simkin, educadora prenatal, doula y autora de libros sobre el parto y métodos naturales de manejo del dolor como El acompañante en el parto: una guía completa del parto para papás, doulas, y demás acompañantes y El Manual del Progreso del Trabajo de Parto.

08
de 10

Relájate en la bañera

trabajo de parto
©Getty Images/Science Photo Library/Ian Hooton

Una ducha tiene un efecto relajante, como bien sabrás si has tomado un baño o ducha caliente luego de un largo día. Con mucha más razón es recomendado para lidiar con los dolores de parto. Eso sí, consúltale a tu médico antes de tomar un baño, en caso de que existan condiciones que te lo impidan.

09
de 10

Medicamentos para el alivio del dolor

Epidural
©Getty Images/BSIP UIG

Si no puedes más con el dolor, no te preocupes: 61% de las mujeres que dan a luz optan por recibir anestesia epidural o espinal, según los datos de los Centros para el Control de Enfermedades. Según tu caso, tu médico puede recomendar el uso de analgésicos, que reducen el dolor pero no lo eliminan, o anestesia local, que elimina el dolor.

El uso de medicamentos durante el trabajo de parto conlleva riesgos y beneficios que debes valorar a la hora de tomar tu decisión. Más detalles en:

10
de 10

Distracciones

Más que para aliento y porras, rodéate de personas que te distraigan del dolor. Puedes llevar juegos o simplemente hablar para mantener tu mente ocupada.

Piensa en el tipo de música que te gusta escuchar cuando haces ejercicio: algo suave para estirar, y algo más movido para cuando corres o alzas pesas. Pues algo similar te puede ayudar a la hora de dar a luz.

Camina por los pasillos. Este ejercicio moderado ayuda a tu circulación, pone en funcionamiento a otros músculos y te distrae del dolor.

Fuentes:
American Family Physician. Labor Pain: What to Expect and Ways to Relieve Pain. Accesada el 29 de junio del 2011.
Childbirth.org. Pain Relief without a Needle or a Tag. Accesada el 29 de junio del 2011.
Kids Health.org. Controlar el dolor durante el parto. Accesada el 29 de junio del 2011.

March of Dimes. Coping with Labor Pain Accesada 29 de junio del 2011.