10 aromatizantes caseros

Haz tu propio aromatizante natural y libre de químicos

Toma control de tu vida y tu salud con aromatizantes naturales. Los aromatizantes comerciales son tan dañinos para el medio ambiente como para tu salud. De hecho, los productos de limpieza químicos y aromatizantes en aerosol pueden causar problemas respiratorios como el asma. Estas recetas, al contrario, son completamente naturales y no tóxicas.

01
de 10

Aromatizante puercoespín (poma o bola aromática)

Aromatizante natural de poma con naranja y clavo.
Aromatizante natural de poma con naranja y clavo. Jowita Stachowiak/Getty Images

Encaja clavos (la especia) en la superficie de una naranja o una manzana. Entre más clavos, más fuerte será el aroma que despide. Puedes cubrir la cáscara completamente con clavos hasta que parezca un puercoespín o puedes hacer un diseño atractivo con los clavos. Coloca la fruta en un plato con otros elementos decorativos como especias, pétalos de rosa, listones y ramitas de pino.

02
de 10

Costalitos de buena vibra (popurrí)

El popurrí es un aromatizante casero fácil de elaborar.
El popurrí es un aromatizante casero fácil de elaborar. Nick Pope/Getty Images

Haz pequeñas bolsas de popurrí seco amarradas con listón. Usa una tela delgada como la muselina para hacer el costalito y rellénalo con especias, flores secas y más (haz clic en el título para instrucciones completas, paso por paso). Los costalitos de popurrí se pueden colocar en el carro, en el clóset, en los cajones de ropa, en el tablero de la cama o en cualquier otro rincón de la casa.

03
de 10

Aromatizante casero de gel

Aromatizante casero de gel.
Aromatizante casero de gel. dapan photography/Getty Images

En una olla pequeña, hierve una taza de agua. Disuelve una caja (85 gramos) de gelatina y 4 cucharadas de sal en el agua caliente, luego agrega una taza de agua fría, más 10-20 gotas de tu aceite esencial preferido y un poco de colorante alimentario (opcional). Vierte la mezcla en frascos de vidrio reciclados. Si quieres, puedes agregar elementos decorativos como flores secas. Déjalos reposando en el refrigerador durante 24 horas. Cubre los frascos con una tela bonita y amárrala con un listón. ¡Tu aromatizante casero ya está listo! Durará aproximadamente de 2 a 4 semanas.

El difusor de aceite dispersa el aroma del aceite esencial por medio del calor.
El difusor de aceite dispersa el aroma del aceite esencial por medio del calor. altrendo images/Getty Images

Hay dos tipos de difusores de aceite. El primero consiste en una vela o lámpara con un plato encima en donde se vierte un poco de aceite de olor; éste se va evaporando con el calor de la vela o lámpara, dispersando el aroma.

El segundo tipo de difusor de aceite es un frasco o botella de vidrio con cuello estrecho que se llena con un aceite especial y difundido por medio de unas varitas de bambú o madera ligera. Las varitas pasan por el cuello de la botella, con la parte inferior sumergida y la parte superior expuesta, haciendo la conexión entre el aceite y el aire. Las varitas absorben el aceite y esparcen el buen aroma por medio de la evaporación. Sigue leyendo »

05
de 10

Aromatizante multiusos

El aromatizante multiusos en atomizador.
El aromatizante multiusos en atomizador. Lisa Romerein/Getty Images

Es fácil hacer un aromatizante para refrescar cualquier lugar con un atomizador. La manera más sencilla es llenar el atomizador con agua y unas gotas de tu aceite esencial preferido. Empieza con diez gotas de esencia para un atomizador de medio litro, luego ajusta las proporciones a tu gusto. Agítalo antes de usar.

Si prefieres, en vez de utilizar aceites esenciales usa jugo de limón. Primero disuelve dos cucharadas de bicarbonato de sodio en dos tazas de agua caliente, después agrega media taza de jugo de limón. Permite que se enfríe y agítalo antes de usar.

La lavanda llena el hogar con su perfume.
La lavanda llena el hogar con su perfume. tfengreen (Flickr)

Un método antiguo de perfumar los espacios interiores es por medio de hierbas de olor vivas. La menta, romero, lavanda y otras hierbas sueltan su aroma al ser rozadas. Además, las plantas en maceta filtran el aire constantemente, quitando contaminantes y produciendo oxígeno limpio. Sigue leyendo »

07
de 10

Aromatizante decorativo en un platillo de arena

Hazlo tú mismo: Aromatizante decorativo en platillo de arena.
Puedes usar arena de colores o arena blanca en este aromatizante decorativo. Floriana/Getty Images

Mezcla dos partes de arena con una parte de bicarbonato de sodio; busca un bonito plato hondo y llénalo a la mitad. Encima coloca tiritas de cáscaras de frutas cítricas, ramitas de canela, pétalos de rosas, flores frescas y hierbas aromáticas.

08
de 10

Aromatizante romántico

La canela y el clavo se pueden hervir para hacer un aromatizante natural.
Llena tu hogar con el aroma de canela y clavo. madlyinlovewithlife/Getty Images

En una olla chica, mezcla una taza de agua, una taza de vinagre, una cucharada de extracto de vainilla, una cucharadita de clavo y dos ramitas de canela. Hierve todos los ingredientes sobre fuego lento durante dos minutos; cuela el líquido y permite que se enfríe. Vierte la mezcla en un atomizador y agítalo antes de usar. Se pueden modificar las proporciones al gusto.

09
de 10

Aromatizante cítrico para el refrigerador

Aromatizante casero de naranja para el refrigerador
Corta la naranja a la mitad, quita la fruta y llena la cáscara con sal. Tobias Titz/Getty Images

Corta una naranja a la mitad y quita la fruta, dejando las cáscaras enteras. Cubre el interior de las cáscaras con sal compactada. Colócalas en un plato y déjalas en el refrigerador hasta que empiecen a pudrirse; entonces tíralas, lava el plato y empieza de nuevo.

10
de 10

Aromatizantes tradicionales: velas, inciensos y aire fresco

Prende velas o inciensos para eliminar los malos olores.
Prende velas o inciensos para eliminar los malos olores. damircudic/Getty Images

No hay que olvidar los aromatizantes más ampliamente probados: el aire fresco, las velas y los inciensos. Una vela prendida (sea de olor o no) evita los olores desagradables en el baño y en otros espacios pequeños. Los inciensos naturales como el copal y la salvia desinfectan el aire y también se usan tradicionalmente para alejar a los espíritus malignos. Finalmente, el mejor aromatizante natural es el aire fresco. Varios estudios científicos sugieren que abrir las ventanas cuando se pueda es indispensable para la buena salud, ya que los espacios cerrados suelen acumular contaminación y microorganismos patógenos que se disminuyen por medio de la competencia con otros microorganismos benéficos que vienen de afuera.